¡Hola! ¿Cómo están? aquí nuevamente haciéndome presente con un tema que es pero les guste y los haga reflexionar. Se trata de las competencias para el siglo XXI.

¿Qué son las competencias para el siglo XXI?

Pues son las destrezas, conocimientos, actitudes y nuevas formas de comportamiento que son necesarias para enfrentar exitosamente los retos que nos impone este nuevo siglo XXI, los que están insertos en lo que se ha denominado la “Cuarta Revolución industrial”  (por favor vean este video antes de continuar la lectura:  

https://www.youtube.com/watch?v=8c-Yo1eWEoM)

Como pueden concluir del video acerca de la Cuarta Revolución Industrial es que es altamente probable que dentro de cinco años, más de un tercio de las habilidades (35%) que se consideran importantes en la fuerza de trabajo actual habrán cambiado. Para el 2020, la Cuarta Revolución Industrial nos habrá traído robótica avanzada y transporte autónomo, inteligencia artificial y aprendizaje automático, materiales avanzados, biotecnología y genómica.

Todos estos desarrollos transformarán la forma en que vivimos y la forma en que trabajamos. Algunos trabajos desaparecerán, otros crecerán y trabajos que ni siquiera existen hoy se convertirán en algo común

Por todo esto debemos urgentemente comenzar a avanzar rápidamente, porque de no hacerlo, enfrentaremos serios problemas en nuestro desempeño como personas y como país, dentro de este mundo global.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Foro Económico Mundial, las diez competencias más relevantes para el siglo XXI son las siguientes:

  1. Resolución de problemas: capacidad de plantear y analizar problemas para generar alternativas de solución eficaces y viables.
  2. Pensamiento crítico: capacidad de interpretar, analizar, evaluar, hacer inferencias, explicar y clarificar significados.
  3. Creatividad e innovación: capacidad para generar ideas originales que tengan valor en la actualidad, interpretar de distintas formas las situaciones y visualizar una variedad de respuestas ante un problema o circunstancia.
  4. Gestión de personas: capacidad de tratar a las personas de acuerdo a cómo se quiere ser tratado (si queremos respeto, tratemos a los demás con respeto). 
  5. Colaboración: capacidad de trabajar de forma efectiva con otras personas para alcanzar un objetivo común, articulando los esfuerzos propios con los de los demás.
  6. Inteligencia emocional: capacidad para alcanzar una suficiente madurez emocional que requiere ser consciente de tu propia personalidad, estilo de trabajo y métodos de comunicación. La inteligencia emocional se trabaja de la mano con la gestión de personas, ya que, una vez que sabes cómo funciona tu cerebro, entonces puedes buscar manejar las relaciones personales y profesionales con mayor eficacia. Con inteligencia emocional, una persona tiene mayor nivel de empatía, autorregulación y la autoconciencia que permite trabajar más fácilmente con los demás. Las personas que han desarrollado la inteligencia emocional saben cómo reaccionar a los demás sobre la base de su propia personalidad.
  7. Juicio y toma de decisiones: capacidad de tomar decisiones y actuar considerando aquello que favorece el bienestar propio, de otros y del planeta, comprendiendo la profunda conexión que existe entre todos ellos.
  8. Orientación al servicio: capacidad de poner siempre las necesidades del cliente primero. Se requiere ser paciente, tenaz y positivo cuando se enfrenta un problema y tratar siempre de encontrar soluciones que se ajusten a las necesidades de los clientes y a las del trabajo. Esta capacidad debe buscar anticiparse a identificar las necesidades de los clientes y encontrar la forma de ofrecer un servicio y una atención que no solo cubra esas necesidades de forma efectiva sino que además, supere las expectativas. Lo que le importa más es servir a los demás.
  9. Negociación: capacidad para enfrentar y resolver las diferencias, de tal manera que cada lado afectado esté satisfecho con el resultado. Esta competencia es importante para romper las barreras y crear relaciones entre clientes, compañeros de trabajo o supervisores. Esta habilidad comunicacional interpersonal ayuda a lograr soluciones que sean mutuamente beneficiosas y exitosas.
  10. Flexibilidad cognitiva: capacidad para adaptar la conducta y pensamiento a situaciones novedosas, cambiantes o inesperadas.

¿Qué está ocurriendo en nuestros colegios, en nuestras universidades y empresas de Chile con respecto al desarrollo de estas competencias? Es difícil saberlo, pero pareciera que aún tenemos un buen trecho que recorrer antes de asumir que vamos por el camino correcto, haciendo los esfuerzos correctos y poniendo los recursos necesarios en el lugar correcto.

Más que echarle la culpa al Estado y a los gobiernos de turno, cosa recurrente en nosotros, la pregunta es ¿Y qué estás haciendo tú para mejorar esta situación?

Les dejo un abrazo y les pido reflexión y acción. Si te inspiré, deja un comentario o tus preguntas.

Un Abrazo

Esteban

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s