¡Hola! ¿Cómo están? Hoy trataré la temática de los principios generales de la creatividad.

Los principios en general, son expresiones formales de leyes o reglas acerca de la manera de como funcionan los sistemas naturales, humanos y artificiales los que se expresan como principios científicos, morales, filosóficos, jurídicos y un largo etcétera. Un ejemplo de principio en el ámbito de la ontología es el principio de no contradicción, según el cual, una proposición y su negación no pueden ser ambas verdaderas al mismo tiempo y en el mismo sentido: “nada puede ser y no ser al mismo tiempo y en el mismo sentido” o en el ámbito de la lógica donde tenemos el principio del tercero excluido, el cual plantea que Algo existe o no existe y no hay una tercera posibilidad”.

Así pues, la creatividad tampoco está exenta de principios y, es acerca de algunos de estos principios, a los que me referiré a continuación. Para ello he seleccionado 10 de los que me parecen más interesantes. Vamos pues…..

Principio del conocimiento. Para lograr resultados creativos de real relevancia, es necesario acumular progresivamente una base de conocimientos teóricos y empíricos que permitan usar la mejor información disponible para ser efectivos.

La aplicación de este principio es esencial en todo trabajo profesional especializado. En general, siempre se aplica cuando hay un trabajo creativo que, a lo largo del tiempo, va generando productos de un tipo determinado, en cualquier campo de actividad: jardinería, literatura, arte, humor, deporte, ingeniería, cuidado de la salud, etc.

Principio de la experiencia. Una condición necesaria es la experiencia creativa, o práctica continua del trabajo creativo en un área determinada. La experiencia creativa permite a la persona aprender de su propia práctica e ir seleccionando formas de trabajo que son más efectivas. La práctica creativa no es lo mismo que la adquisición de conocimiento disciplinario, pero se complementa muy bien con ésta.

La experiencia revela, a través de numerosos estudios de personas creativas, que suele ser necesario un período del orden de diez años para que una persona, luego de esa experiencia creativa acumulada, pueda hacer aportes profesionalmente relevantes.

Principio de la eficiencia. Generar ideas originales y potencialmente relevantes es, como norma general, costoso en esfuerzo, tiempo y, a veces, en recursos materiales o financieros. Esto implica que el proceso creativo, visto en esta perspectiva, es poco eficiente, pues se requiere gastar bastante tiempo en generar muchas ideas, para que alguna o algunas de ellas sirvan a los propósitos.

El principio de eficiencia es particularmente importante cuando una persona o un grupo debe abordar tareas creativas nuevas, en las cuales hay solo relativa experiencia. En esos casos la fluidez y flexibilidad son muy relevantes.

Principio de las estrategias. Estas son procedimientos específicos que facilitan la generación y organización de ideas para un fin determinado. Estrategias creativas muy conocidas y de uso muy general son por ejemplo, las matrices de asociación, el análisis de atributos, análisis morfológico, el método científico clásico y las analogías.

Para una profesional que desea tener éxito en su carrera profesional, es conveniente que adquiera tantas estrategias creativas como le sea posible, de diferentes contextos, pues es habitual en el presente que los profesionales deban pasar con cierta frecuencia de un trabajo técnico a otro, de un trabajo técnico a uno administrativo, o de una disciplina a otra, gracias a la experiencia y a la educación continua.

Principio de la evaluación. Los conceptos de originalidad y relevancia que se asocian a los productos de la creatividad son muy generales y relativos. Para que los productos de cierta creatividad califiquen como productos creativos realmente efectivos en un contexto social dado, deben ser evaluados con respecto a algunos estándares existentes.

El desarrollo de la creatividad en un contexto profesional determinado, depende de que existan instancias externas que evalúen la efectividad de los productos creativos, emitiendo juicios evaluativos (vea características del pensamiento crítico o convergente) que sirvan a los profesionales creativos para mejorar sus prácticas laborales.

Las instancias evaluadoras suelen asumir la forma de jefes, clientes, comités editoriales, etc.

Este principio se aplica a todo trabajo creativo profesional remunerado. Las personas están dispuestas a pagar por resultados efectivos y no tanto por ideas o proyectos. Si este principio de evaluación externa no se aplica, no podría haber seguridad de que se está realizando trabajo creativo propiamente tal.

Principio de la multiactividad. Tanto para disponer de mayor riqueza de conocimiento e ideas que asociar, como para poder conocer distintos tipos de estrategias creativas utilizadas, es conveniente tener actividades en dos o más campos de trabajo diferentes, aun cuando algunas de ellas puedan no ser remuneradas.

La multiactividad estimula distintas funciones de la mente y contribuye a desarrollar distintas y complementarias habilidades de pensamiento y destrezas físicas.

Para las o los profesionales es, en general esencial, pues estos deben trabajar con personas, con tecnología y con conceptos científicos que se asocian con diferentes disciplinas. Por lo tanto es útil tener actividades que complementan la visión del profesional en relación a su propia disciplina.

Principio de la transferencia. En la práctica, gran parte de las ideas nuevas y relevantes que se generan en un contexto, son resultado de transferir ideas de otros contextos por analogía, asociación o adaptación.

El principio de transferencia es universalmente utilizado en las disciplinas profesionales, tanto para fines creativos como de desarrollo. Un ejemplo muy conocido de aplicación es la estrategia creativa denominada “Biónica”, la cual consiste en detectar fenómenos o sistemas de los organismos vivos, que puedan ser utilizados en diseños tecnológicos.

Principio de la iluminación. La iluminación, en este ámbito, se entiende como una comprensión o concepción de ideas súbita, en que la mente genera ideas, formas, imágenes, etc. por un proceso profundo, que la mayor parte de la veces no es consciente ni lógico.

La iluminación es poco controlable por las personas y ocurre muy variablemente en una misma persona o entre personas.

La iluminación suele ser un proceso necesario en las artes, la música, la ciencia y otros trabajos creativos donde los procesos más controlables, como las estrategias creativas mencionadas anteriormente, no son suficientemente eficaces. La iluminación es un principio esencial cuando se requieren productos creativos de alta originalidad. Sin embargo, un cierto grado de iluminación puede ser necesario en todo trabajo creativo.

Principio de los patrones. Un patrón es una configuración, o forma, o conjunto de elementos que se presenta de manera coherente, es decir, que es posible describir y que presenta algún sentido o significado. Los patrones exhiben diversos grados de organización.

Los patrones son los elementos básicos que utiliza el principio de transferencia. Transferir patrones de ideas de un campo a otro es un recurso muy potente de creatividad.

Principio del reciclaje. Se entiende aquí como el proceso de retomar ideas conocidas, y volverlas a analizar en un periodo posterior. Un ejemplo simple de reciclaje de ideas es leer por segunda vez un libro. Este principio de creatividad funciona sobre la base que las personas acumulan experiencia y van evolucionando intelectualmente con el tiempo. Por lo tanto, cuando revisan ideas conocidas, pasado cierto tiempo, las aprecian con nuevas perspectivas que les permiten sacarles más provecho.

El reciclaje es siempre útil y potencialmente productivo si se lo aplica a ideas y patrones de alta relevancia y de prolongada vigencia temporal. El principio del reciclaje se apoya, además de la experiencia y evolución personal, en el aumento de conocimiento que, en los círculos especializados, se va dando en relación al tema que se recicla.

Principio de la metacognición. La metacognición es el proceso de analizar los propios procesos de pensamiento. Es el análisis del propio pensamiento. Formas útiles de emplear la metacognición son la identificación de los procedimientos que la persona aplica para generar ideas nuevas, de sus propias estrategias creativas más eficaces, de sus errores más frecuentes o perjudiciales y de los fenómenos internos que acompañan a a su propia creatividad.

La metacognición debe ser aplicada continuamente por todo profesional que practica algún trabajo intelectual sostenido, particularmente si este es de carácter creativo. La metacognición debe ser vista como un recurso básico de mejoramiento permanente de los procesos intelectuales, del desarrollo emotivo y de la evolución de las personas.

Principio del contexto. Todo trabajo creativo sostenido se realiza en un contexto social determinado, el que puede ser muy restringido o muy amplio.

En el contexto laboral influyen, en general, la cultura de la institución en que se trabaja, si es el caso, y la cultura nacional. También pueden influir factores internacionales.

El contexto influye permanentemente en todo trabajo creativo. Toda persona que realiza ese tipo de trabajo debe analizar el o los contextos en que opera y evaluar los factores favorables y desfavorables para aprovechar los primeros y protegerse de los segundos. El desafío en cuanto al contexto es saber optimizar el uso de sus aspectos positivos y de minimizar el efecto de los negativos.

Con la presentación de este último principio, doy por terminada esta breve exposición de algunos de los principios generales de la creatividad que me parecen los más interesantes y continuación les expongo algunas recomendaciones en relación con su aplicación en todo trabajo creativo.

  1. Los principios deben ser aplicados sistemáticamente y por períodos relativamente largos para que sean efectivos.
  2. Es importante emplear tantos principios creativos como sea posible, a la vez. Estos principios son esencialmente complementarios, en ningún caso excluyentes.
  3. Las personas creativas pueden utilizar estos principios como una guía de trabajo, pero deberían tratar siempre de lograr una visión propia de la creatividad, en la que integren otros elementos salidos de su propia práctica o reflexión.
  4. Los principios creativos no dan cuenta de todos los procesos asociados a la creatividad. Hay muchos aspectos de la creatividad que requieren de otras formas de análisis o trabajo, tales como las relaciones entre creatividad y salud, el impacto social de la creatividad, la relación entre creatividad y otras capacidades personales, entre muchos otros tópicos de estudio.

Esperando haberles hecho un aporte interesante  e inspirador en relación con esta materia, les dejo un abrazo.

Esteban

PD. Si te nace, comenta, complementa, enriquece, aporta. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s