Blog Creacción

Atlantis 2551 – Capítulo III

Capítulo III, Las Nuevas Transformaciones

-Como les decía, el principio de la conectividad universal no fue desarrollado por Ivo de un momento para otro, requirió de mucho estudio y de mucha ejercitación psíquica.

Fue la práctica diaria y constante de ejercicios como la relajación consciente, la meditación, la concentración, la contemplación y visualización creativa y otros ejercicios de respiración, magnetización del agua y ejercicios para la proyección de la consciencia, de la telepatía, los que fueron desarrollando en Ivo una armonía interna, una coherencia cerebral y mental y un crecimiento espiritual que le permitió alcanzar logros muy avanzados y estar totalmente conectado con la energía divina que sustenta, impregna, penetra y llena todo el universo, toda la creación.

Y fue de esta fuente de energía divina, infinita de sabiduría, de la que recibió la inspiración y la fuerza necesaria para llevar adelante toda la transformación del ser humano, tanto física, como mental, emocional y espiritual, y de toda la sociedad humana de ese momento.

A medida que Ivo se iba validando en su comunidad por los extraordinarios resultados obtenidos con la alimentación solar, fue creciendo el interés de todos por aprender las técnicas que habían permitido a Ivo su crecimiento espiritual y el desarrollo de sus capacidades psíquicas. Así que decidió formar una escuela, la escuela Oversen, que igual que en tiempos pasados, las personas pudieran aprender y hacerse parte de un nuevo concepto, de una nueva manera de vivir e interactuar con todos los seres vivos en un ambiente de respeto, tolerancia y amor. Esto permitió a todos los integrantes de la comunidad crecer y lograr un nivel espiritual muy elevados, lo que sería primordial para lo que vendría.

Mientras la comunidad de Atlantis superaba el problema de la alimentación mediante la transformación de la energía solar en energía química, Ivo se enfocó en un nuevo desafío. Él siempre se había preguntado si habría otros sobrevivientes, que como la comunidad de Atlantis, hubieran logrado sobrevivir. Si ellos lo habían hecho era muy probable que otros también lo hubieran logrado en otras partes del mundo. Entonces, nuevamente, en la soledad de sus habitaciones, comenzó a visualizar que él se comunicaba con otros seres humanos, que existía un lazo profundo con todos ellos, de amor, de unión, de paz, de gratitud, de perdón y de la necesidad imperiosa de comunicarse, de compartir experiencias y de encontrarse en un plano mental, de pensamiento y emociones positivas.

Después de un tiempo de práctica constante y dedicada, Ivo comenzó literalmente a ver, mediante la proyección mental o visión remota, a otras personas que habían logrado sobrevivir en un país llamado Brasil que estaba en el continente sudamericano. Y así cómo los veía, también con algunos que parecían ser más sensibles, comenzó a tener una fluida comunicación telepática.

La primera persona con la que logró comunicarse fue con Adriano Oliveira Lima, un muchacho de 16 años con una gran capacidad psíquica. Mucha fue la emoción, tanto de Ivo como de Adriano, cuando lo consiguieron. Al principio Adriano creyó que Ivo era una especie de entidad espiritual que estaba estableciendo contacto con él, pero pronto pudo darse cuenta que Ivo era otro ser humano sobreviviente del cataclismo medio ambiental al igual que él. Y fue así como iniciaron una diaria comunicación telepática donde intercambiaban información acerca del estado de cada una de sus comunidades.

Dada la importancia que esta comunicación tenía para la comunidad de Atlantis, Ivo confidenció inmediatamente a sus autoridades de la interacción telepática que estaba teniendo con Adriano, cuestión que fue recibida con gran alegría, ya que significaba que no estaban solos en el planeta y otros también habían logrado sobrevivir. Así mismo, todos se mostraron abiertos a participar de esa comunicación, pero Ivo recomendó ir más despacio ya que la situación podría causar una conmoción importante en la comunidad brasileña y podría generar una reacción negativa de sus integrantes si no era correctamente tratada. Para ello les recordó el cómo lo habían tratado a él cuando propuso alimentarse del sol y de lo mal que había reaccionado la comunidad tachándolo de loco, de imprudente, de irreflexivo, que había perdido el juicio y que sólo traería tristeza a su familia, ya que no volvería vivo desde la superficie.

Por otro lado, Adriano, en Brasil, que estaba rebosante de entusiasmo, lo único que quería era participar al resto de sus compañeros de la vivencia que estaba teniendo con Ivo, pero Ivo le pidió que primero buscara a personas dentro de su comunidad que fueran abiertas a las nuevas ideas y aceptación de los cambios. Así, poco a poco, Ivo fue comunicándose lentamente con otras personas de la comunidad brasileña, hasta que finalmente estos lo hicieron público y lograron la aceptación del fenómeno y estuvieron abiertos a experimentar directamente con Ivo y otras personas de Atlantis que habían conseguido un desarrollo de su habilidad telepática.

La comunidad brasileña tenía los mismos problemas de Atlantis, escasez de alimentos, de agua y su situación producto del encierro de vivir en un ambiente tan antinatural le hacían la vida agobiante y sin esperanza. Así que Ivo procedió a enseñarles el método del entrelazamiento cuántico para lograr alimentarse de la energía solar. Éste estaba basado en tres conceptos fundamentales: El deseo, el amor y la visualización creativa.

El deseo es aquello que nos mueve, nos lleva a un nuevo estado. Sin deseo no hay movilidad, no hay objetivo, no hay avance. El amor es la fuerza aglutinadora, aquello que une, aquello que permite la adhesión y la cohesión, es lo que atrae, lo que encanta, lo que permite entrelazar. Y la visualización creativa es la acción, es lo que permite actuar desde el mundo o plano mental para materializar el deseo del cual nos enamoramos. Se nutre de ambos y los tres conceptos actúan juntos en una ocurrencia unificada.

-Zoltan, yo pensé que el amor era un sentimiento no una fuerza, dijo Wren.

-Sí efectivamente lo es, pero el sentimiento del amor es sólo un aspecto de la manifestación de esta fuerza. Incluso si analizamos el aspecto del amor como sentimiento, encontraremos que también tiene varios aspectos que se manifiestan en distintos tipos de amor; como el amor a los hijos, el amor a los padres, el amor de pareja, el amor fraternal, el amor universal y todas las otras distinciones más que podamos encontrar. Por eso, desde una mirada macrocósmica y microcósmica, sin amor no existiría el universo. El amor es la fuerza que permite que éste se manifieste. El amor en su aspecto básico es atracción y repulsión. Todas las partículas subatómicas se atraen las unas a las otras y van conformando los átomos y éstos, a su vez, forman moléculas que van desarrollando formas y seres más complejos, hasta llegar a la formación de las galaxias. La gravedad por ejemplo, que es atracción y que permite que los planetas, las estrellas y las galaxias se mantengan unidas, es otro aspecto del amor. El odio es también otro aspecto de esta misma fuerza, no una fuerza distinta, sino que es amor en su grado mínimo. La atracción y la repulsión son los aspectos positivo y negativo de esta misma fuerza que permite que en el universo haya movimiento, haya evolución y exista.

-Y como les decía, Ivo comenzó enseñando a un grupo pionero integrado por Adriano y algunos cercanos a éste, quienes lograron al cabo de cinco meses alimentarse de la luz solar. Ciento cincuenta días es el tiempo promedio que se tardaba en provocar la transformación orgánica en nuestro cuerpo, para lograr la transformación de la energía solar en energía química. Requería práctica diaria de ejercicios mentales y exponerse a los rayos del sol descalzo sobre la tierra, en el amanecer y en el atardecer por unos minutos al principio y por hasta unos cuarenta y cinco minutos después de unas tres semanas.

Una vez que lo lograron, este mismo grupo se encargó de enseñar al resto de la comunidad brasileña asistidos por otros miembros del grupo de Atlantis. Lo grandioso de todo ese proceso fue que los nuevos hijos engendrados, tanto en Atlantis como en Brasil, a partir de los cambios impulsados por Ivo de concentrar la energía de la comunidad humana en desarrollar todo el potencial mental y espiritual para crear una nueva sociedad basada en los poderes de la mente y del entrelazamiento cuántico con todo el universo, es que éstos, comenzaron a venir al mundo con estas habilidades ya manifiestas como algo absolutamente natural y sólo necesitaban de guía para fortalecer su desarrollo y puesta en acción. Esto comenzó a ocurrir hace unos ciento cuarenta y cinco años, y la escuela Oversen, donde todos uds. participan, ha sido la encargada de llevar adelante esta maravillosa tarea.

-Zoltan…. Y si todos estos poderes ya estaban en nosotros desde el principio, por qué no los usamos, qué pasó…… inquirió Lauren.

-Bueno mi querida niña, como todos Uds. saben, los seres humanos no hemos sido el resultado sólo de la evolución propia de la especie humana en nuestra amada Tierra, sino que fuimos un experimento genético practicado por seres de otro planeta hace un poco más de 350 mil años. Estos tomaron al homínido más avanzado de ese tiempo, al homo erectus y mediante la manipulación genética le introdujeron sus propios genes extraterrestres engendrando al ser humano, al Homo Sapiens, nosotros. Por tanto, todo el potencial mental del cual gozamos fue heredado de esos seres,

Pero para que entiendan correctamente, es necesario que nos detengamos más en este punto. Hasta finales del siglo XX y principios del XXI, la ciencia reconocía tres estados de la materia, siendo su clasificación de más densa a menos densa, la de sólido, líquido y gaseoso. Los místicos, no obstante, desde muy antiguo sostenían que la materia tenía siete estados. Ellos añadían cuatro estados más, que llamaban genéricamente, materia etérica de composición muy sutil y que no podía ser percibida por medio de los cinco sentidos, ni por los aparatos de medición de la época. Por otra parte, para que cualquier ser vivo se pueda manifestar en el mundo físico que percibimos con los cinco sentidos; vista, oído, tacto, olfato y gusto, se requiere de la concurrencia de tres elementos; un cuerpo que está hecho de materia, tal y como la conocemos: partículas subatómicas, átomos, moléculas y materia etérica. Una energía que le imprime vitalidad o vida. El concepto de la vitalidad queda mucho más claro cuando comparamos el cuerpo vivo de un ser humano que está durmiendo con el de otro ser humano que ha fallecido. El cuerpo vivo, que está hecho de la misma materia que el cuerpo que está muerto, está caliente, el muerto está frío, el cuerpo vivo esta terso y flexible, el cuerpo muerto esta rígido y duro, El cuerpo vivo respira, el que está muerto no respira y está inerte, y así, podríamos seguir con las comparaciones entre uno y otro y enumerar varias otras diferencias, pero en lo concreto existe una energía que imprime vitalidad a la materia y le da vida. El tercer elemento es el alma, la que tiene varios atributos, entre ellos, la consciencia. Y es finalmente el alma la que se expresa a través del cuerpo para seguir evolucionando.

Pero sigamos con la explicación. Los seres vivos tienen dos cuerpos físicos; uno de ellos es el que nos vemos los unos a los otros cuando estamos funcionando en el plano más denso de la existencia por medio de la vista, y el otro, es el que los místicos llamaban cuerpo etérico o doble etérico o por su nombre original en sánscrito Pranamayakosha. El cuerpo etérico es un duplicado perfecto del cuerpo físico y ambos cuerpos forman parte del mismo ser y están unidos por un cordón al que se le dominaba cordón de plata o cordón plateado. Y miren qué coincidente es esta realidad con la del entrelazamiento cuántico. Pero sigamos adelante, el cuerpo etérico es un cuerpo absolutamente necesario para la existencia del cuerpo físico y es el que recibe y distribuye la fuerza vital o prana, como le llamaban los místicos indios y está íntimamente relacionado con la salud del cuerpo físico. Así como el cuerpo físico muere, el etérico también lo hace, pero en un tiempo distinto. Este cuerpo una vez separado del cuerpo físico por el rompimiento del cordón de plata, es conocido como fantasma o espectro.

La naturaleza universal, por medio de las leyes naturales universales, va desarrollando diferentes vehículos de expresión para que el alma y la conciencia se puedan manifestar. Este desarrollo se va realizando lentamente en el tiempo. Cuando se estudia la evolución de la vida en nuestro planeta, se puede ver que el primer ser vivo que era sólo una célula tardó varios miles de millones de años en aparecer, y a partir de ahí, comienza un proceso complejo de evolución y formación de cuerpos que ha durado otros miles de millones de años, a través de los cuales se ha manifestado el alma y la consciencia. Este proceso es lento y permite un perfecto ajuste y funcionamiento de los tres elementos antes mencionados: cuerpo, vitalidad y alma.

Cuando los alienígenas nos manipularon genéticamente, provocaron un salto evolutivo enorme a nivel del cuerpo físico, el cual tuvo un fuerte impacto en el cuerpo etérico y en la manifestación de las almas destinadas a expresarse y evolucionar en el planeta Tierra, generando un desajuste que ha tardado varios miles de años en corregirse.

El cerebro del homo erectus aún era muy limitado y no tenía el neocortex muy desarrollado que fue lo que aportaron los extraterrestres en el aspecto físico de nuestro cuerpo, cambio que el cuerpo etérico, el doble perfecto, no tenía y la naturaleza tuvo que trabajar este cambio abrupto en él, lo que tardó, como dije, varios miles de años, hasta la época de Ivo. Nuestro antepasado, el homo erectus, de pronto adquirió consciencia de sí mismo y el poder para distinguir entre lo bueno y lo malo, pero desconectado de la sabiduría básica que está en todo el universo, producto del desajuste de los cuerpos físico y etérico, lo que no permitía una correcta manifestación del alma y la consciencia. La adquisición del neocortex le aporto al ser humano el desarrollo brutal de una herramienta que ya tenía, pero existía en él de manera embrionaria, la inteligencia. La inteligencia permitió al hombre un desarrollo enorme, lamentablemente totalmente descontrolado, dado el desajuste que ya comenté.

Así fue como el legado genético de estos alienígenas, que nos permitió elevar nuestro nivel de consciencia, haciéndonos conscientes de nosotros mismos y de nuestro medio ambiente de una forma nunca antes experimentada, y otorgándonos una inteligencia extraordinaria que ninguna criatura terrestre ostentaba, lamentablemente, no tuvo los frutos esperados porque no tomaron en consideración el funcionamiento de las leyes naturales. Estos nuevos cuerpos comenzaron a recibir almas para su manifestación a las que les era difícil convivir con este nuevo material genético creado por seres que jugaron a ser dioses y, gran parte del potencial divino que traían estas almas, no lograba desarrollarse y manifestarse adecuadamente. De ahí que la vida humana en el planeta haya sido tan tortuosa, tan marcada por la violencia, por la mentira, las intrigas, las conspiraciones, por las guerras continuas, la obtención de poder a costa de lo que fuera, de tanto egoísmo, de tanta autodestrucción y de tanto contraste y diferencias entre los seres humanos.

El ser humano no se dio cuenta, no tomó consciencia de su potencial mental y espiritual, no pudo hacerlo, ya que el nuevo material genético necesitaba ajustarse adecuadamente y eso, como todas las cosas, requería tiempo.

-Y podemos decir que ahora si lo logramos Zoltan? preguntó tímidamente Ergon.

-Si, lo hemos logrado. Nuestras almas han podido sintonizarse adecuadamente con estos cuerpos humanos, el cuerpo físico y etérico ya son una copia perfecta y ahora es todo mucho más fácil para nosotros, puesto que vivimos en armonía con nosotros mismos, con nuestro medio ambiente y con todos los seres vivientes, no sólo los de la Tierra, sino de todos los que habitan nuestra galaxia y en otras dimensiones de existencia.

-Zoltan, yo tengo otra pregunta.

-Si Wren, te escucho.

¿Y el aumento de tamaño de nuestra glándula pineal, cuando mutamos para poder vivir de la energía del sol, no produjo desajuste entre el cuerpo físico y el etérico?

-No, y por qué no, pues porque el cambio que hizo Ivo, siguió el proceso natural de creación, ya que éste se produjo primero en el mundo mental, que es donde verdaderamente se crea, para luego ir materializándolo en el mundo físico material. Con el enfoque de su pensamiento mediante el uso de la visualización creativa, con la que generaba el entrelazamiento cuántico con el sol para procesar la energía igual que lo hacían las plantas, fue creando el arquetipo de la mutación de la glándula pineal, y el arquetipo mental se fue materializando en el cuerpo etérico y finalmente en el cuerpo físico. Los Alienígenas en cambio, hicieron todo lo contrario, partieron de lo físico manipulando nuestro cuerpo material más denso, alterando los genes, sin arquetipo mental como contraparte, dejando un cuerpo etérico incompleto y produciendo el desajuste entre éste y el cuerpo físico.

– Pero Zoltan, ¿Y en todo ese tiempo, nunca nadie mostró interés por los poderes de la mente? Se adelantó nuevamente Lauren.

-Sí, por supuesto que sí, el primer ejemplo lo tienes en la cultura India a través de los Vedas. Lo que pasa, es que todo este conocimiento estuvo restringido a unos pocos, para evitar que se hiciera un mal uso de él, por todo lo que ya les he dicho. Desde que los extraterrestres abandonaron el planeta, han existido escuelas que se han dedicado a preservar este conocimiento y que para acceder a él, había que someterse a un rígido régimen de auto perfeccionamiento, para recibir los secretos de nuestra procedencia y de nuestro legado alienígena. En el país de Egipto, cinco mil años antes de la catástrofe, existían las Escuelas de los Misterios, donde se iniciaba a los elegidos en estos conocimientos. Estás escuelas fueron desarrollándose y migrando a diferentes lugares del mundo, como la India, China, Europa, América y mantuvieron este conocimiento secreto al que sólo algunos, “los dignos”, podían acceder y preservar para el futuro, hasta que la naturaleza permitiera el correcto ajuste de los cuerpos físico y etérico para la manifestación en gloria y majestad del alma humana.

Estas Escuelas tuvieron su tiempo de esplendor y decadencia dependiendo de la época y de la cultura imperante. Los que tenían interés en esos temas o que manifestaban tener alguna habilidad de este tipo, en los momentos más oscuros o de mayor ignorancia fueron considerados como practicantes de la magia, la cual tenía una connotación negativa, o bien, endemoniados o personas extrañas a las que se les temía y en algunos momentos de nuestra historia fueron duramente castigadas, incluso con la muerte.

Es a partir de finales del siglo XIX cuando se comienza a popularizar de manera más abierta la existencia de este conocimiento y habilidades de la mente y se inicia muy tímidamente su estudio científico. El acercamiento de los científicos a estos temas no fue fácil, ya que estos fenómenos eran difíciles de abordar por no disponer de metodologías y tecnologías que permitieran probar de manera categórica su existencia y porque la sociedad de aquella época consideraba que esos fenómenos eran producto de la imaginación, de la fantasía, de la charlatanería y de los aprovechadores de la buena fe de la gente o de mentes enfermas y, por tanto, en general se le daba muy poca credibilidad y se burlaban de todos aquellos que intentaban hacerlo. De hecho, los científicos eran tildados de charlatanes o de gente poco seria y en su mismo ambiente eran descalificados por sus compañeros de ciencia. Pero con el correr de los años, las diferentes sociedades humanas fueron aceptando, poco a poco, la existencia de estos poderes e incluso, los países más desarrollados como Estados Unidos, Rusia y China, en los últimos veinticinco años del siglo XX, utilizaron algunas de estas habilidades mentales que mostraban algunas personas para crear escuadrones secretos de “espías psíquicos”, cuya misión era precisamente espiar a los otros países, mediante la visión remota o lo que se llamaba también, viajes astrales o proyección de la consciencia. Pero el conocimiento de nuestra procedencia, de las leyes naturales universales que rigen el universo, de nuestro legado, siempre estuvo resguardado por los “iniciados” y si bien casi se perdió por completo, logró preservarse y caer en las manos de un hombre honesto que lo hizo práctico y consiguió el cambio definitivo del ser humano coincidiendo con el ajuste natural de los cuerpos físico y etérico. ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? Fue la coincidencia de todos los eventos.

-Y ahora, mis queridas niñas y niños, quiero continuar con la historia de nuestro pueblo….. Cuando Ivo se encontraba enseñando al grupo de Adriano acerca de cómo alimentarse del sol, éste le preguntó a Ivo si había algo que pudieran hacer para restablecer las condiciones medio ambientales en la Tierra, haciéndolas aptas para la vida permanente en la superficie. Ivo contestó que él pensaba que sí y que esa idea venía rondándole en su cabeza desde hacía ya un tiempo.

-Como recordarán, les dije que el cataclismo medio ambiental en la Tierra se produjo por causa del hombre y por el efecto combinado de tres fenómenos naturales; la disminución de los campos magnéticos e inversión de los polos, lo que dejó desprotegido al planeta de la radiación solar y víctima de mega terremotos y maremotos, y del aumento de esa misma radiación solar por el incremento de las tormentas solares que llegaron a su punto más alto en esa época. Pues bien, lo que logró descubrirse es que esos fenómenos son cíclicos y ocurren cada setecientos u ochocientos mil años y se combinan con otro evento cíclico que tiene que ver con el viaje que también hace todo nuestro sistema planetario a través de la galaxia, viaje que pasa por una zona donde se encuentra una nube cósmica de energía que sobrecalienta todo el sistema solar intensificando en nuestro sol, las tormentas solares que afectaron a la Tierra en esa época.

Pero centrémonos en la disminución del campo magnético, ya que es éste fenómeno el causante de que la radiación solar no permita la vida en la superficie de nuestro planeta. En términos muy simples, el campo magnético terrestre, como el de cualquier otro planeta, se produce por el efecto combinado de la rotación planetaria y el movimiento del hierro que se encuentra en su centro, en lo que denominamos el núcleo, generando una fuerza magnética que lo rodea y protege de la radiación solar mediante la creación de una especie de burbuja a su alrededor, la cual desvía esta radiación proveniente del sol.

Lo que pasó fue, que este campo magnético, disminuyó en intensidad y no fue capaz de proteger al planeta de dicha radiación. El restablecimiento de la fuerza magnética para hacer habitable nuevamente el planeta tarda naturalmente, del orden de los 650 años. Por tanto, en la época de Ivo aún faltaban más o menos 250 años para normalizarlo y poder volver habitar la superficie. Fue así que con la pregunta hecha por Adriano, la recuperación del campo magnético, se convirtió en una prioridad para Ivo. Y al darle pensamiento, llegó a la conclusión que tamaña empresa no podría hacerla sólo, sino que necesitaba del esfuerzo mancomunado de un gran número de personas y que además, había que incorporar al proyecto la recuperación de la capa de ozono para proteger al planeta de la radiación ultravioleta del sol, ya que el campo magnético terrestre no era capaz, por sí sólo, de resguardarnos de los efectos dañinos de esa energía.

-Zoltan, ¿qué es la radiación ultravioleta? Pregunto Jorgen.

-La radiación solar Jorgen, es un conjunto de radiaciones electromagnéticas que emite el sol y que se diferencian unas de otras por su longitud de onda, la que se mide de acuerdo a la distancia que existe entre dos puntos máximos o mínimos en la forma de la onda. Es así como tenemos dentro de estas radiaciones, las ondas de radio de longitud de onda muy amplia, los rayos X y los rayos gamma de longitudes de onda muy, pero muy pequeñas, la radiación infrarroja, la luz visible y la radiación ultravioleta que es la radiación por la cual me preguntas y que es muy peligrosa, por cuanto trae mucha energía que interfiere con los enlaces moleculares alterando el ADN de las células de cualquier forma de vida, incluidas las nuestras, cuando éstas se ven expuestas a su influencia por espacios prolongados de tiempo, generando enfermedades como el cáncer a la piel que fue muy común en los inicios del siglo XXI y hasta que se produjo la catástrofe medio ambiental que nos obligó a vivir bajo tierra, alejados de la superficie. Con el sol, Jorgen, nos ocurre lo que dice un viejo dicho: “Ni tan cerca que te quemes ni tan lejos que te hieles”. El sol es vital para nuestra existencia, pero a cierta distancia y siempre que se den las condiciones adecuadas. Cualquier desequilibrio en esta relación puede causar la muerte de la vida. Y eso fue precisamente lo que nos ocurrió.

Y fue así como Ivo Oversen comenzó a idear el plan de trabajo de este nuevo y ambicioso proyecto, al que llamó Edén, con el objetivo de hacer habitable nuevamente la superficie. Para ello, llamó a una asamblea en Atlantis donde dio a conocer Edén, proyecto que se realizaría en dos etapas: La etapa de la recuperación del campo magnético terrestre y la capa de ozono y, la segunda, que consistiría en la vuelta a la superficie y regeneración de la vida. Para la ejecución de la primera etapa, enroló a dos mil quinientos ciudadanos en Atlantis y a dos mil quinientos ciudadanos de la comunidad de Brasil con la ayuda de Adriano. Finalmente tenía un equipo de cinco mil personas enroladas a tiempo completo, cuya tarea sería, mediante el entrelazamiento cuántico, acelerar el proceso de activación del núcleo del planeta y fortalecer la casi inexistente capa de ozono. La propuesta de Ivo generó muchísimo entusiasmo en ambas comunidades y la esperanza de poder retornar a la superficie, a vivir en ella, creció considerablemente.

El trabajo de entrelazamiento cuántico para la recuperación del campo magnético tardó un año en lograrse, trabajando en turnos de manera sistemática, cinco mil personas, durante las veinticuatros horas del día. Fue un trabajo arduo, pero como les decía, se realizó con gran entusiasmo y dedicación, y su resultado fue extraordinario. Poco a poco los niveles de radiación solar comenzaron a decrecer y al cabo de unos meses se hicieron tolerables para permanecer todo el día en la superficie. Mientras el equipo de Ivo trabaja en la recuperación del campo magnético y la capa de ozono, otros equipos de trabajo se formaron para planificar cómo se realizaría el regreso de las poblaciones de Atlantis y Brasil a la superficie y ejecutar el plan programado. Este consideraba tres grandes aspectos: el cómo desarrollar la flora y fauna, no sólo en su medio ambiente inmediato, sino que en toda la Tierra, el cómo repoblar los ríos y mares, y el cómo vivirían los seres humanos en este nuevo entorno.

Cuando por fin ya pudieron salir a la superficie más allá de las salidas que se hacían para alimentarse en los amaneceres y atardeceres, toda la comunidad comenzó a trabajar en la ejecución de la segunda parte del proyecto Edén, que como dije, consistía en la repoblación de la vida, tanto vegetal, como animal y humana. La etapa de la regeneración de la vida sigue vigente hoy en día, después de ciento cincuenta años. A la fecha, la Tierra, nuestra casa, se encuentra prácticamente toda repoblada con las especies que existían hasta antes de la catástrofe. Las ciudades humanas son pequeñas y construidas en completa armonía con el medio ambiente. Prácticamente todas las actividades humanas han cambiado, toda la energía se enfoca y se utiliza para obtener más conocimiento, dominar nuestra habilidades mentales y ayudar a otras entidades, ya sean terrestres, extraterrestres o de otras dimensiones en sus propios procesos de desarrollo de la consciencia y evolución. En definitiva somos una especie de guías protectores de aquellos que se encuentran unos escalones más abajo que nosotros en la escala evolutiva.

Una vez conseguidos todos estos logros, muchos de los integrantes de la comunidad humana comenzaron a desarrollar diferentes poderes, los cuales se transmitieron de padres a hijos y a interactuar con diferentes entidades, de diferentes planos de existencia, a los que el ser humano de hoy puede acceder libremente, haciendo de la vida un enorme laboratorio de experiencia para adquirir conocimientos para el auto mejoramiento.

Los humanos fueron capaces de crear un mundo completamente nuevo, en muy poco tiempo, utilizando los recursos de su mente como nunca antes lo habían hecho, sin dañar a nadie. Los humanos lograron redimirse y darse una segunda oportunidad desarrollando una nueva sociedad, la Sociedad de la Mente. El mundo era otro, las “personas humanas” se habían liberado de las limitaciones del tiempo y del espacio, de las limitaciones de la materia como se entendía y de sus propias limitaciones hasta antes del cambio impulsado por Ivo Oversen. Se convirtieron en Super Humanos.

-Zoltan, discúlpanos interrumpió Lauren, pero ahora debemos dejarte, se nos hace tarde para llegar a la clase de telekinesis de Henri, de hecho nos está apurando.

-Bien, váyanse ya.

-Zoltan, en verdad quedé encantada con la historia y tengo muchas más preguntas que hacerte….. ¿puedo venir más tarde a verte?

-Por supuesto que si Lauren y también vengan todos los que quieran.

¡Bravo! gritaron algunos.

-¿Lauren, hay algo en especial que quieras saber?

-En verdad son muchas cosas, pero especialmente quiero saber más acerca de los alienígenas que nos crearon, por qué y para qué lo hicieron, Zoltan.

– Está bien Lauren, hablemos luego. Y así se quedó Zoltan, reflexionando acerca de la pregunta de Lauren y de todo lo que acababa de relatar a los muchachos de su clase sobre la historia de su pueblo, de su origen….. al cabo de unos minutos, partió a dar su próxima clase de telepatía.

 

 

Atlantis 2551 – Capítulo II

Capítulo II, La Primera Transformación

-El principio de la conectividad universal, prosiguió Zoltan, fue desarrollado y puesto en práctica por el padre de nuestra sociedad, el gran Ivo Oversen y está basado en un descubrimiento que hicieron los físicos cuánticos antes del gran colapso ambiental en la Tierra. Los Físicos descubrieron que los electrones, que son las partículas subatómicas que componen toda la materia, todo lo existente en el universo, cuando se las hace vibrar al unísono, quedan conectadas para siempre por una especie de “cordón umbilical” invisible. A este fenómeno lo llamaron “entrelazamiento cuántico”. Esto implica que cualquier cambio generado en una de estas partículas, instantáneamente se transmite a la otra, sin importar la distancia, haciéndolo a una velocidad, que por supuesto, es superior a la de la luz.

Basado en este principio, que parecía validar lo que los antiguos místicos habían dicho hacía más de cinco mil quinientos años atrás y que estaba escrito en los Vedas, una serie de libros que formaban parte del legado de una antigua cultura humana que se desarrolló en la India, y en los que se establecía que todo el universo estaba conectado y que éste era esencialmente mental, Ivo concibió que, lo que los seres humanos debían hacer para formar una nueva sociedad, era que cada persona debía aprender a vibrar al unísono con cualquiera cosa en el universo por medio de su pensamiento, fuera con un ser vivo o no, y de esa manera, podríamos vivir en armonía con el universo, sin necesidad de tener que depender del desarrollo y la fabricación de tecnologías contrarias al orden cósmico natural establecido. Para ello, el ser humano debía lograr desarrollar todo su potencial mental y emocional para afectar de forma consciente a la materia y, a partir de ahí, crear las cosas necesarias para vivir la vida con plenitud.

Por supuesto que éste concepto no fue desarrollado por Ivo de un momento para otro, nació como una imaginería a partir de las lecturas que realizó de algunos físicos cuánticos, y luego fue fortaleciéndose mediante la investigación de escritos más antiguos y por la práctica de ejercicios místicos que recogió y adoptó de esos mismos textos que lograron salvarse. Fue así, como fue creciendo en él, la profunda convicción de que sus ideas eran correctas y de que era posible transformar al ser humano en un nuevo hombre, en un súper hombre, un hombre capaz de utilizar todo su potencial mental y emocional para su beneficio haciendo la conexión con la fuente universal primaria en dónde todo es creado y armonizarse con esa energía poderosa.

-Pero Zoltan, no entiendo eso que dices de formar una nueva sociedad sin necesidad de tener que depender del desarrollo y la fabricación de tecnologías contrarias al orden cósmico natural establecido, dijo Lauren….. ¿Qué significa eso?

-Significa Lauren, que el ser humano no necesita explotar y alterar la naturaleza para vivir en ella porque en su interior está todo el potencial para vivir de otra manera mucho más armónica y menos dañina para el resto de los seres con los cuales compartimos este planeta y el universo. Te daré un ejemplo con el que espero te quede más claro. Si no lo logro, te transmitiré el concepto telepáticamente ¿de acuerdo?

-Bien dijo Lauren, mirando atentamente a Zoltan. Lo mismo hacía el resto del grupo. El silencio y la atención eran totales.

-Pues bien dijo Zoltan, al principio, miles de años atrás, el ser humano para transportarse, caminaba. Eso exigía un desgaste de la propia energía de su cuerpo, y para recuperarla, comía frutos silvestres o mataba a otros animales para alimentarse. Después y para el mismo propósito, él utilizó un animal llamado caballo, al que domesticó y lo hizo de alguna manera su esclavo, ya que éste perdió su libertad de ser caballo para servir al hombre. Más tarde, al caballo se le puso a tirar de carros para transportar a más personas y más carga, carros que se hacían de madera lo cual implicaba talar árboles que por supuesto morían al ser talados y algunas de las piezas necesarias para hacer estos carros eran de metal, el cual era necesario extraer de la tierra y tener una serie de utensilios para poder hacerlos, y todo implicaba nuevamente explotar el medio natural y generarle contaminación que lo deterioraba. Esto no fue un gran problema al principio, porque lo seres humanos eran pocos y el planeta era capaz de reciclar los desechos generados por el hombre, pero más tarde se inventaron otros medios de transporte, mucho más sofisticados, como los ferrocarriles que usaban el vapor como energía impulsora y más tarde un combustible llamado petróleo que era muy contaminante y uno de los principales causantes del efecto invernadero. Se inventaron los barcos a vapor, que también fueron luego impulsados por petróleo y con energía nuclear. Más tarde se inventaron los automóviles, los aviones los que también eran impulsados por combustibles derivados del petróleo y, por ende muy contaminantes, y había mucha más gente, concluyendo finalmente en que todo esto significó un gran costo para la naturaleza, puesto que todos los materiales necesarios para su construcción y desarrollo se extraían de la Tierra y lo que el ser humano le devolvía eran puros desechos que cada día eran más difíciles de reciclar para el planeta, generando la crisis medio ambiental que casi acaba con todo. En cambio, y este Lauren es el concepto de la nueva sociedad basada en el uso de la mente y no en la explotación de la naturaleza.….. Si el ser humano hubiera desarrollado desde un principio todo su potencial mental que gracias a Ivo hoy lo hemos hecho, el planeta jamás habría sufrido la crisis que nosotros ayudamos a producir y hubiéramos aminorado el impacto de los fenómenos naturales que nos llevaron al colapso ambiental, porque hoy, para transportarnos físicamente a lugares distantes, podemos hacerlo mediante la levitación, habilidad mental que todos desarrollamos y usamos naturalmente. Este poder de nuestra mente nos permite movernos libremente a donde queramos a través del aire, sin necesidad de alterar nuestro medio ambiente de manera dañina construyendo aviones y todo el aparataje necesario para poder fabricarlos. Si por otra parte, queremos ir a un lugar más lejano, sin querer ir físicamente ahí, podemos hacerlo proyectando nuestra consciencia hacia ese lugar y estar en él, e incluso interactuar con el medio hacia donde nos proyectamos, ya sean personas, animales, plantas o materia inanimada, y esto es instantáneo. Si queremos llevar carga, también podemos hacerlo utilizando nuestro poder mental de la telekinesis, si queremos comunicarnos con alguien lo hacemos utilizando la telepatía. Si necesitamos o queremos crear o modificar algo físico, sólo nos basta con manipular la materia con nuestra energía mental y darle existencia física a ese artefacto o cosa que necesitamos. Por tanto, como puedes ver, ya no es necesario destruir ninguna vida y alterar el medio ambiente para crecer y desarrollarnos.

-¿Entendiste ahora Lauren?

–Sí, entendí Zoltan.

-Bueno y ahora continúo con el relato…. En esos tiempos, la comunidad humana era muy reducida y la escasez de alimentos era extremadamente preocupante, ya que su producción en las instalaciones subterráneas que habían logrado construir, donde estos hombres vivían, ya no estaban pudiendo producirlos en las cantidades necesarias y, los pocos animales de corral que habían logrado mantener, en esas mismas instalaciones, tampoco estaban pudiendo ser alimentados adecuadamente. La situación era grave y los líderes no sabían cómo resolver el problema.

Cada cierto tiempo, los líderes de la comunidad de Atlantis enviaban exploradores a la superficie con la finalidad de saber si podrían volver a ella y recomenzar la conquista del planeta en condiciones más favorables. Pero muchos de esos exploradores, o volvían con malas noticias o bien morían en el intento por permanecer demasiado tiempo bajo la fuerte radiación solar que sus trajes protectores no lograban resistir.

Como el problema de la comida era realmente urgente resolverlo, Ivo encontró que este era el momento de poner en práctica sus teorías y se le ocurrió la idea que los seres humanos podrían funcionar como las plantas, es decir; transformar la energía solar en energía química poniendo en práctica el concepto del “entrelazamiento cuántico”. Esta era una idea absolutamente impensada, absurda e inviable desde la perspectiva de la comunidad y de sus líderes, puesto que el sistema digestivo humano estaba construido para asimilar alimentos que contienen energía química y por la imposibilidad de salir a la superficie sin morir en el intento. Hacer lo que Ivo proponía no era posible, significaba hacer modificaciones al metabolismo y al sistema digestivo humano que la naturaleza se había demorado varios millones de años en lograr y adaptarse a condiciones medio ambientales que causaban la muerte. Pero Ivo insistió y les recordó a todos que frente a la necesidad, todos los seres vivos habían hecho mutaciones a lo largo del tiempo para adaptarse al medio ambiente imperante, y por tanto ese cambio era crucial para la sobrevivencia de la especie humana y, desde esa perspectiva, debía hacerse. El problema era cómo hacerlo.

Y fue así como Ivo, en la soledad de sus habitaciones, animado por el profundo deseo de sobrevivir y conectarse con el sol, comenzó a realizar ejercicios mentales de visualización y armonización con nuestra estrella central. La idea era vibrar al unísono con el sol, creando resonancia. Para ello, visualizaba al sol como si éste fuera su padre y amigo, como a un verdadero proveedor de vida, que lo alimentaba. Que él, como ser humano, era la consumación de la evolución de todos los seres vivos del planeta y en su ADN debía haber registros de cuando millones de años atrás había sido una planta, y por tanto, era posible que pudiera activarse ese mecanismo en él y vivir de la energía solar mediante el entrelazamiento cuántico con él sol. Visualizaba con su pensamiento, imprimiéndole una fuerte emoción de unión con el sol, de unión armónica con él, constructiva, de amor y agradecimiento profundo. Buscando la conectividad con el astro rey.

Después de hacer esto por un tiempo, Ivo recibió la inspiración de salir del cobijo de su refugio y enfrentarse a su padre, a su dador de vida. Todos le pronosticaron la muerte y le dijeron que estaba loco, pero Ivo no hizo caso. Había una sólida convicción en él de lograr lo que se había propuesto, de hacer funcionar el principio de la conectividad universal, y salió, salió a la superficie.

Era el amanecer del 17 de Marzo de 2399 cuando Ivo, aprovechando que la radiación solar no era intensa, salió a la superficie y se puso de frente, de cara al sol, con los pies descalzos sobre la tierra y comenzó a visualizar mentalmente que esa luz, esa energía, lo alimentaba, lo nutría y le daba vida, y que producto de ello, su cuerpo se fortalecía y gozaba de una perfecta salud. Hizo esto por unos pocos minutos y regresó al refugio. Inmediatamente fue examinado por los médicos quienes no encontraron ningún efecto producido por la radiación solar en su cuerpo. En el atardecer de ese mismo día, Ivo repitió el procedimiento hecho en la mañana sin manifestar ningún daño a sus tejidos. Y repitió el procedimiento, todos los días, aumentando poco a poco su permanencia en la superficie, hasta llegar a un máximo de cuarenta y cinco minutos por vez. Finalmente, transcurridos ciento cuarenta días, su apetito por alimentarse con comida convencional fue desapareciendo poco a poco, hasta que finalmente dejó de comer. Lo único que ingería era agua, pero no alimentos sólidos. Y así pasaron cien días más, y él se sentía bien, lleno de energía, su cuerpo estaba sano, incluso el aspecto pálido y debilucho que el resto de sus congéneres mostraban como resultado de su prolongada vida bajo tierra, había desaparecido en él.

Los miembros de la comunidad de Atlantis estaban perplejos con los resultados de Ivo, no lo podían creer y muchos se negaban a aceptar lo que estaba ocurriendo con Ivo, pero a medida que las pruebas parecían irrefutables, los más audaces al principio, y luego los más temerosos, al final, le pidieron a Ivo que los instruyera en el método para lograr hacer la transformación necesaria para alimentarse como las plantas.

Ivo les enseño y guio a todos en su transformación. Al cabo de un tiempo todos salían en los amaneceres y en los atardeceres a alimentarse del sol como verdaderas plantas. Esta primera gran hazaña le permitió a Ivo hacerse de un espacio entre los líderes de su comunidad y ganarse el respeto y agradecimiento de todos sus hermanos humanos que vivían en Atlantis.

Y con el tiempo, la mutación que buscaba Ivo, se produjo. Los nuevos bebés humanos que se engendraron y nacieron, aunque bebían leche materna en sus primeros meses, eran capaces de manera natural de alimentarse como las plantas. Ellos salían con sus padres a la superficie, quienes los ponían frente al sol y se alimentaban sin necesidad de explicarles el proceso, simplemente lo hacían.

-Zoltan, todo eso fue maravilloso, ¿Pero cómo fue posible? ¿Cambio también nuestro cuerpo? Preguntó Jorgen.

-Pues sí Jorgen, el cambio fue extraordinario. Y fue posible porque nuestro deseo de sobrevivencia era tan fuerte que nos permitió abrirnos a una nueva forma de ser y actuar. La mente y la consciencia son los atributos más poderosos con que cuenta el ser humano porque todo el universo es mental y esa energía mental es la que le da existencia a lo material, y es por eso que nuestra mente puede manipular la materia.

-Desde el punto de vista físico, prosiguió Zoltan, y de acuerdo a los estudios que hicieron los científicos de la época que vivenciaron el cambio impulsado por Ivo, determinaron que la retina y la glándula pineal están equipadas con células foto-receptoras y pueden considerarse órganos foto-sensitivos. La energía entra en el cuerpo a través de las retinas hacia el hipotálamo en nuestro cerebro, llamada “vía retino-hipotalámica” que aporta información al hipotálamo sobre el ciclo del día y la noche o ciclo circadiano. Desde el hipotálamo, se generan impulsos nerviosos a través del nervio pineal que es parte del sistema nervioso simpático hasta la glándula pineal que está a la altura de nuestro entrecejo. Estos impulsos, inhiben la producción de melatonina que es una hormona neurotransmisora. Cuando los impulsos se detienen por la noche o en la oscuridad y la luz no estimula el hipotálamo, la inhibición pineal cesa, y se libera melatonina. Por lo tanto, la glándula pineal es un órgano foto-sensitivo y un importante reloj para el cuerpo humano. El proceso de la síntesis y transformación de la energía solar en energía química se determinó que podría explicarse a través de la activación de la glándula pineal, ya que es en la glándula pineal que se lleva a cabo la absorción y redistribución de la energía en el cuerpo. Esta glándula dirige a todas las demás glándulas endocrinas, controlando de este modo el sistema humoral que es el principal mecanismo de defensa contra los microorganismos extracelulares y sus toxinas. La glándula pineal además regula también el ritmo cardiaco, el ciclo del sueño y ralentiza el ciclo del envejecimiento. Tiene propiedades psíquicas y los místicos Indios le atribuían ser la morada del alma o la mente. La glándula pineal inhibe también el crecimiento y metástasis de algunos tumores cancerígenos y como dije, tiene un efecto estimulante del sistema inmunitario. Los científicos de la época determinaron que la glándula pineal de Ivo media 8x11mm siendo más grande que la glándula pineal de una persona normal que media 6x8mm. Por tanto era claro que la glándula pineal en Ivo había crecido y era la posible razón que podría sostener este extraordinario cambio en los seres humanos de actuar como las plantas para alimentarse. Esto fue finalmente corroborado midiendo antes y después la glándula pineal de muchos de los integrantes de la comunidad de Atlantis que iniciaron su propio proceso de transformación. A todos les creció la glándula pineal.

-¿Y qué pasó con los otros sobrevivientes? Preguntó nuevamente Lauren.

Lauren era una chica de 12 años, muy bonita e inquisitiva que tenía un gran liderazgo en su grupo de compañeros.

-Bueno dijo Zoltan, la verdad y tal y como ya les mencioné en el transcurso del relato, muy pocos sobrevivieron al desastre. Los gobiernos de los países más avanzados o desarrollados económica y tecnológicamente de aquellos tiempos, al conocer la inminencia del desastre comenzaron a construir refugios para enfrentar la catástrofe que se avecinaba. Y fue así como el país de Estados Unidos de América construyó secretamente tres refugios para albergar a un millón de personas cada uno, todos los cuales fueron destruidos totalmente por la erupción de un volcán subterráneo que destruyó casi todo el territorio de ese país. Rusia, construyó refugios como los de Estados Unidos, pero también sucumbieron a los terremotos e inundaciones que se produjeron en la zona en dónde fueron construidos. Los chinos tampoco tuvieron mejor suerte. Sólo lograron sobrevivir aquellos que se refugiaron en las instalaciones que construyó la comunidad económica europea en Suiza y de la cual nosotros somos sus descendientes y de una comunidad que logró sobrevivir al interior de un país llamado Brasil. Mucha otra gente se cobijó en refugios atómicos construidos para la guerra nuclear, en túneles y galerías de excavaciones mineras y en los túneles del ferrocarril subterráneo. Pero, los pocos que lograron hacerlo, no pudieron sobrevivir debido a la magnitud de las catástrofes naturales, a la radiación solar, a las enfermedades, a la anarquía y ley del más fuerte y a la falta de alimentos y agua.

En las instalaciones subterráneas de Suiza se refugiaron unas 129 mil personas aproximadamente. Allí se llevó a los individuos más inteligentes de Europa, los que fueron seleccionados mediante test de inteligencia que se hacían en colegios, universidades y lugares de trabajo, sin manifestarles el objetivo que perseguía esa evaluación para no provocar sospechas entre la población acerca de lo que las autoridades estaban planeando. Se almacenó el material genético de prácticamente todas las especies de plantas y animales existentes en el planeta y se llevó a una gran cantidad de científicos, técnicos y militares con el objeto, que una vez superada la catástrofe, pudieran darle continuidad a la raza humana y a la vida que existía en la Tierra. Cuatrocientos años después no quedaban más de diez mil sobrevivientes en total.

La comunidad Brasileña era mucho más pequeña que la europea. Sólo se refugiaron ahí 15 mil personas y éstas lograron mantener un número de sobrevivientes proporcionalmente mayor que la de Suiza. 9 mil eran cuando lograron establecer contacto con Ivo.

Más adelante cuando accedan a los archivos Akashicos y cómo parte de su educación, podrán ver lo penoso e impactante que fue este período de nuestra historia. Ahora nos concentraremos en las transformaciones y creación de la nueva sociedad de Atlantis impulsada por Ivo.

-Zoltan tengo dos preguntas más para ti.

-Si Lauren, te escucho.

-Ya nos has dicho dos veces que en el futuro podremos ver todas estas cosas en los archivos Akashicos, pero qué son estos archivos y por qué no podemos verlos ahora……. Y la otra pregunta es por qué necesitamos beber agua para poder vivir…… por qué no es suficiente alimentarnos del sol.

-Hummm, murmuro Zoltan pensativo, son muy buenas preguntas Lauren. Mira, con respecto a los archivos Akashicos, estos corresponden a lo que se conoce como la memoria de la naturaleza. La palabra Akasha es una palabra de un idioma llamado sánscrito que se hablaba en la India. Recuerden que los indios escribieron los Vedas, los libros de los cuales aprendió Ivo y, Akasha, significa éter o espacio. El éter para los Indios era una sustancia material muy ligera que fluía y ocupaba todos los espacios vacíos del universo. Si bien el concepto de la existencia del éter fue refutado por los científicos modernos a finales del siglo XIX e inicios del XX, a principios del siglo XXI y un poco antes del colapso medio ambiental, se formuló que la materia oscura y la energía oscura, elementos que habían sido detectados en el espacio exterior, se asimilaban al concepto del éter indio porque esta materia y energía oscura también ocupaban todos los espacios vacíos del universo. Ahora bien, los textos indios no mencionan a los archivos Akashicos. Esta fue una invención de los místicos modernos de finales del siglo XIX. ¿Por qué tomaron prestado este término del vocabulario del idioma sánscrito? Bueno, fue porque el concepto del éter se acomodaba a la visión, de que como ocupa todo el espacio, era ahí donde se guardaba la información cósmica a la que se podía acceder desde cualquier lugar. Así fue que los místicos de finales del siglo XIX, utilizaron la palabra Akasha para designar a esta memoria de la naturaleza que sí existe y en ella están registrados todos los eventos que han ocurrido en el universo, y cuando digo todos, son todos. La historia de la vida del ser más minúsculo e insignificante como la del más desarrollado y evolucionado está registrada en esta memoria. Es a esta memoria a la que acceden las personas que tienen desarrollada la habilidad de la clarividencia y es desde aquí donde obtenemos todo el conocimiento, pues es la fuente del conocimiento puro que emana de Dios. Para poder acceder a estos archivos, se requiere el desarrollo de la habilidad de la clarividencia, habilidad que Uds. todavía no tienen desarrollada, pero en la medida que vayan haciéndolo con el entrenamiento que les damos en la Escuela de Oversen, irán teniendo esta maravillosa experiencia. Además deben considerar que no basta con tener la habilidad de consultar, sino que además deben tener la madurez mental y emocional que les da la edad y la experiencia para poder ver los acontecimientos registrados e interpretar correctamente lo que se ve. Para las personas que no tienen esa madurez y la debida preparación, puede ser muy perjudicial acceder a estos archivos, así que ésta es la razón por la que todavía Uds. no pueden acceder, les falta madurez y preparación, pero lo harán.

-En cuanto a tu segunda pregunta de por qué necesitamos agua para vivir, la razón es la siguiente: Sin agua la vida no es posible, ningún ser viviente de este planeta puede hacerlo sin ella. Es un líquido imprescindible ya que interviene en la metabolización de los alimentos y, en nuestro caso, en la metabolización de la energía solar en energía química. Nos ayuda a regular y mantener nuestra temperatura corporal constante, permite el transporte del oxígeno y los nutrientes a nuestras células que son los seres vivos más pequeños que conocemos y que le dan la existencia a este cuerpo que habitamos permitiendo la comunicación entre ellas, además de posibilitar la eliminación de los desechos producidos por el metabolismo celular. Tengan en cuenta que nuestro cuerpo está conformado por un setenta y cinco por ciento de agua. Esa cantidad varía con la edad y cuando ya somos adultos la cantidad de agua oscila entre el sesenta y setenta por ciento. Gran parte del agua se concentra al interior de los más de cinco mil billones de células que forman nuestro cuerpo, en lo que se llama líquido intracelular. El resto del agua o líquido extracelular circula en la sangre y baña todos nuestros tejidos.

Nuestro cuerpo está permanentemente perdiendo agua, ya sea por el sudor, por la orina y por las heces. Por ello debemos recuperarla mediante su ingesta diaria y regular. Por ahora no tenemos otra opción, de hecho, la necesidad de beberla es mucho mayor hoy porque ya no comemos alimentos que también tienen agua en su composición. Nuestro alimento es ahora la energía solar. Funcionamos como plantas y las plantas sin agua no pueden sobrevivir.

-Zoltan, interrumpió Josh ¿Y cómo resolvieron lo del abastecimiento de agua en el refugio que estaba la gente que vive hoy en Atlantis?

-Afortunadamente Josh, el refugio de Suiza que se encontraba en la región de Turtmann muy cerca de los Alpes y que es el lugar de donde vienen las personas de Atlantis, pudo siempre abastecerse de agua, ya que por la disposición geográfica del mismo, las fuentes de agua estuvieron siempre accesibles durante los últimos quinientos años, específicamente las aguas subterráneas del río Ródano que se concentraron en un enorme lago natural subterráneo.

Atlantis 2551 – Capítulo I

Capítulo I, Enero 31 de 2551 – La historia

-Zoltan, Zoltan, por favor….., cuéntanos la historia de nuestro pueblo, por favor, por favor te lo pido…. imploraba Ergon con insistencia, uno de los muchachos del grupo que estaba a cargo de Zoltan, un Maestro especialista en el desarrollo de la capacidad telepática en la escuela Oversen en la ciudad de Atlantis.

Zoltan, pensativo, visualizó por un instante toda la historia transcurrida desde la destrucción casi total del medio ambiente terrestre, 550 años antes y dijo a Ergon y a sus compañeros…

-Bien, aunque en el futuro todos podrán acceder a la historia de nuestro planeta y de nuestro pueblo directamente desde los archivos Akashicos, siéntense todos formando un círculo a partir de mí que les voy a relatar nuestra historia.

-Gracias, gracias, gritó Ergon, pero hazlo con palabras por favor, no uses la telepatía.

-De acuerdo dijo Zoltan con una sonrisa, lo haré como tú lo pides si es que todos los demás están de acuerdo.

-Siiiiiiii, dijeron todos los muchachos al unísono. Sus edades fluctuaban entre los nueve y los doce años.

El lenguaje hablado, si bien aún se utilizaba, era común que todos se comunicaran por medio de la telepatía. Esta forma de comunicación era completa, no permitía la falsedad y, por tanto, era veraz, era eficiente, no dejaba espacio para las malas interpretaciones y era prácticamente instantánea. Las palabras en cambio, eran todo lo contrario, pero su uso, permitía desarrollar la imaginación, ya que dejaba espacio a la subjetividad, para que cada cual interpretara e imaginara a su gusto el relato o la idea que se transmitía. La telepatía no permitía eso, ya que el mensaje era lo que era, sin más. Por eso los muchachos pedían a Zoltan que usara el lenguaje hablado para contarles la historia, era más entretenido.

Y rápidamente los muchachos hicieron lo que Zoltan les pidió. Y así, con un tono solemne, Zoltan comenzó diciendo……

Atlantis es un pueblo que reúne a todos los pocos sobrevivientes terrestres; seres humanos y algunos otros animales y plantas que lograron sobrevivir al gran cataclismo medioambiental, producto de la convergencia de fenómenos naturales y otros causados por el hombre que se produjeron más o menos al mismo tiempo hace unos 550 años atrás en los inicios del siglo XXI.

-Zoltan, antes de que sigas ¿Por qué nuestro pueblo se llama Atlantis? Pregunto Lauren.

-Pues se llama Atlantis en honor a Sir Francis Bacon, un famoso filósofo, científico y escritor inglés del siglo XVI, quien escribió un libro llamado “La Nueva Atlántida”. Ahí narraba la historia de una ciudad, situada en una región del mundo desconocida, en la que se desarrollaba una nueva sociedad totalmente distinta de las que prevalecían en esa época, donde los hombres vivían felices. La finalidad de esta comunidad tal y como lo expresaba Bacon, era la búsqueda y obtención “del conocimiento de las causas y movimientos secretos de las cosas, así como la ampliación de los límites del imperio humano para hacer posibles todas las cosas”. Así pues, la Atlantis actual, es una nueva sociedad donde hemos hecho posible el sueño de Bacon, ya que vivimos felices haciendo con nuestra mente que todas las cosas sean posibles.

-Pero volvamos al relato. Todo comenzó alrededor de 300 años antes del colapso, en el siglo XVIII, en lo que en la historia de la humanidad se conoce como la Era Industrial. Los seres humanos de esa época iniciaron un proceso de total transformación de los medios para producir y fabricar cosas, con grandes inventos que le permitieron al hombre dominar rápidamente a la naturaleza y a todas las formas de vida del planeta, ya que se aceleró bruscamente la construcción de un mundo artificial, paralelo al mundo natural que llevó a la humanidad a comprometer la vida en la Tierra.

Se crearon grandes máquinas; como los trenes, los barcos a vapor, los automóviles y los aviones que permitieron acortar las distancias entre los países y las localidades distantes. Se inició la explotación masiva de minerales y se construyeron grandes refinerías para procesarlos y enormes fábricas donde se elaboraban diferentes tipos de productos, de maquinarias y donde trabajaba una gran cantidad de personas para fabricarlos.

Así fue que de pronto, todo cambió, todo se aceleró como nunca antes había sido hecho. Cambió la forma de organizarse, la forma de trabajar, las necesidades de las personas, la economía, la forma transportarse, la producción y acceso a la comida, al dinero, y por sobre todo cambió la forma de relacionarnos entre nosotros mismos, como seres humanos y con nuestro medio natural. Todos esos cambios generaron un tremendo deterioro de nuestro planeta, la Madre Tierra, ya que comenzamos a vivir “de ella”, a explotarla, en vez de “vivir en ella” en armonía, respetándola.

La contaminación ambiental fue aumentando velozmente con el paso de los años. Los hombres de esos tiempos, contaminaron el aire y el agua con los desechos de sus fábricas, de sus automóviles. Lugares que eran hermosos y exuberantes en formas de vida fueron desapareciendo lenta, pero inexorablemente, producto de la tala indiscriminada de los bosques para transformarlos en terrenos para la producción masiva de productos agrícolas y ganaderos, o para la construcción de fábricas o urbanizaciones donde la gente pudiera vivir.

Contaminaron los alimentos que venían de la tierra por el exceso de pesticidas y otros variados productos químicos que se utilizaban para combatir las plagas de insectos y enfermedades de las plantas. Con el afán de producir más y de alimentar a más personas, entonces idearon nuevas técnicas para preservar los alimentos naturales mediante el frío y el uso de algunos químicos, métodos que finalmente produjeron una degradación de su poder alimenticio y se convirtieron en generadores de toxinas para el cuerpo humano. Se desarrollaron también los productos refinados, carentes de nutrientes y llenos de ingredientes contaminantes.

La transgenia que consistía en manipular genéticamente las semillas de plantas para hacerlas más resistentes a las plagas o a condiciones medioambientales extremas y la manipulación genética de animales para la creación de clones, transformó la agricultura y afectó negativamente la biodiversidad de la flora y de la fauna causando serios trastornos en la ecología y en la cadena alimenticia de los insectos y animales que vivían de ellas. Las abejas, por ejemplo; las grandes polinizadoras naturales, comenzaron a morir y a desaparecer, y los seres humanos tuvieron que idear nuevos métodos de polinización con un tremendo costo en recursos y dinero, para lograr sólo una ínfima parte del trabajo que hacían miles de millones de abejas que murieron por culpa del hombre.

Contaminaron la carne de los animales que consumían, porque para hacerlos engordar más rápido les daban una gran cantidad de antibióticos y de hormonas, a parte de los pastos que era su comida natural, lo que hizo que los seres humanos, más tarde no pudieran defenderse apropiadamente de las enfermedades infecciosas porque se habían vuelto inmunes a los antibióticos que se utilizaban para combatirlas, por el hecho de consumir carne animal, que estaba llena de esos productos.

Todos los mares se contaminaron, principalmente con los desechos de los barcos y la gran cantidad de contaminantes que les llegaban a través de los ríos que desembocaban en ellos, que a su vez, se contaminaban con la mugre que vertían las fábricas y la red de alcantarillados de las ciudades. Así que todos los productos marinos que comían estaban contaminados, envenenando poco a poco a quienes los ingerían.

Y así, los humanos fueron progresivamente contaminando consistentemente sus cuerpos con alimentos de mala calidad, llenos de toxinas y con la adopción de una práctica que se llamó “sedentarismo”. El ser humano dejó de moverse naturalmente, caminando o corriendo, lo hacía en automóviles, en motocicletas, en aviones. Cada vez hubo menos necesidad de caminar y de hacer ejercicio, ya que todo estaba al alcance de la mano y, cómo había mucha comida, la gente satisfacía sus necesidades alimenticias con abundancia y hacía poco ejercicio físico, provocando una sociedad de gordos envenenados, de gente con sobrepeso y aparecieron nuevas enfermedades que llamaron degenerativas, como las enfermedades cardiovasculares, los diferentes tipos de cáncer, la diabetes, la osteoporosis, la artritis y tantas otras enfermedades que se hicieron muy comunes en un momento de nuestra historia.

Las ciudades crecieron y crecieron, transformándose en lugares donde vivía mucha gente, toda hacinada, llenas de ruido, de aire contaminado, de stress, de violencia, de mucha violencia, donde sólo unos pocos tenían acceso a una calidad de vida aceptable. De mil millones de seres humanos que habitaban el planeta cuando comenzó este cambio, 7 mil millones eran al cabo de 300 años. 7 mil millones de personas que el planeta tenía que alimentar, 7 mil millones de personas cuyos desechos debían ser reciclados diariamente y satisfacer las necesidades depredadoras de esas 7 mil millones de personas basadas en la promesa de lo que los seres humanos llamaron, “Progreso” y estas cantidades siguieron aumentando.

A medida que todo esto se desarrollaba, más cosas nuevas se inventaban, más cortos eran los ciclos entre que se ideaba una nueva maquinaria o una nueva tecnología y ésta se transfería al mercado para que la gente pudiera adquirirla. Se creó una sociedad extremadamente materialista, todo comenzó a perder su verdadero valor, todo se convirtió en un negocio, todo tenía precio, todo se podía comprar, sólo el dinero tenía valor.

Y como les dije al principio de este relato, los seres humanos comenzaron a incomunicarse entre ellos mismos, a pesar de que tenían aparatos que les permitían estar comunicados al instante. Las familias ya no tenían tiempo para estar juntas, para compartir, para hablar, para prodigarse cariño. Las relaciones humanas se tecnificaron, se hacían por teléfono, por telefonía celular o satelital, por correo electrónico, por internet, medios que son hoy totalmente desconocidos para ustedes.

Y fue así que los humanos comenzaron a poner toda su atención hacia fuera de ellos, estaban absortos con las maravillas que les presentaba un falso progreso basado en el desarrollo tecnológico que los hacía dependientes y esclavos, y se olvidaron de ellos mismos, de mirar hacia su interior, de aquello que nos mantiene conectados con lo divino, con el resto de los seres, con el universo, con el medio natural donde vivimos, y los humanos se desequilibraron y se perdieron, perdieron el rumbo, el verdadero sentido de la vida.

Las guerras se hicieron más violentas, más destructivas, ya que se inventaron armas cada vez más sofisticadas y con un mayor poder de destrucción. Se inventaron las bombas atómicas, las que fueron usadas para matar gente y se lanzaron en dos ciudades del Japón: Hiroshima y Nagasaki, donde murieron más de 300 mil personas en un instante y quedaron miles de heridos y siguió muriendo gente durante varios años producto de la radiación.

Se desarrollaron armas químicas, las que fueron utilizadas en varias guerras. Las armas bacteriológicas también tuvieron su protagonismo y aunque tuvieron un afán más bien disuasivo sólo por el hecho de poseerlas, afortunadamente, nunca se usaron. No obstante algunos creían que varias enfermedades virales nuevas que aparecieron en escena a finales del siglo XX y principios del XXI, provenían de los laboratorios militares: tales como el sida, la gripe aviar y la gripe porcina.

Se crearon también otros tipos de armas, muy avanzadas, utilizando los principios del electromagnetismo, con las que se podía manipular el clima, generar terremotos y alterar la conducta humana.

El ser humano comenzó a vivir una época de oro desde el punto de vista material, pues se hicieron grandes avances tecnológicos que dieron la sensación de tener una mayor calidad de vida y progreso y, aunque había más de mil millones de personas que vivían en la pobreza, en el mundo había abundancia, parecía que la gente vivía mejor. Pero no fue la abundancia y la tecnología lo que hizo colapsar al hombre y su medio ambiente, fue la poca sabiduría para hacer un buen uso de ellas. Si, la sabiduría. El hombre se encegueció con su inteligencia, se convirtió en un arrogante, se creyó Dios, ya que podía controlar a la naturaleza a su antojo. Pero se olvidó que él era el resultado de esa misma naturaleza que lo había creado, que era parte de esa energía creativa universal que en sí misma es sabia, y aunque hubo intervención de otros seres en su creación como ser humano propiamente tal, fue eso lo que los llevó, en parte, al colapso final. Porque fue esa arrogancia y ese materialismo exacerbado, lo que les impidió ver y entender lo que pasaba, lo que les impidió cambiar el rumbo y tomar las salvaguardas necesarias.

La contaminación producida por los combustibles fósiles provenientes del petróleo con los que se movían las fábricas y los medios de transporte, generaron un efecto invernadero por los gases lanzados a la atmósfera que hacían de barrera para que el calor del planeta pudiera salir al espacio exterior, generando un aumento de la temperatura promedio en más de 7°C en todo el planeta provocando que cambiara la fisonomía de la Tierra. Lugares que eran vergeles se fueron secando, otros que eran fríos se templaron, pero los peores efectos se produjeron en el mar y en los polos. Producto del aumento de la temperatura de las aguas marinas, el plancton y las algas marinas comenzaron a sucumbir afectando toda la cadena alimenticia marina, diezmando las poblaciones de peces por la falta de alimentos. Los hielos de los polos se derritieron haciendo crecer el nivel de las aguas del mar, las que terminaron inundando varias de las ciudades costeras del mundo.

Así mismo, otros gases como los florurocarbonos, también producidos por el hombre, deterioraron a tal nivel la capa de ozono que protegía al planeta de la radiación ultravioleta del sol, que ésta dejó casi de existir, dejándonos expuestos a esa radiación, generando la proliferación de los cánceres a la piel en todos los seres vivos y destruyó mucha de la flora y fauna planetaria. Todo esto hizo aumentar enormemente la mortandad de los seres humanos, de los animales y de las plantas y afectó nuevamente a toda la cadena alimenticia de todos los seres vivos del planeta, produciendo efectos combinados que se fueron potenciando día a día y que los hicieron imparables e inmanejables.

Para colmo de males, tres fenómenos naturales, que de acuerdo con lo que sabemos hoy, son cíclicos en el tiempo, coincidieron en su manifestación con la crisis ambiental producida por el hombre y contribuyeron a darle mayor velocidad y dramatismo al desastre final. Me refiero a la disminución del campo magnético terrestre, que es el que permite desviar la radiación solar que llega al planeta y que hizo que ésta llegara con mayor fuerza y generara una mayor destrucción de la vida. A la inversión de los polos magnéticos y, por último, al aumento considerable de esta misma radiación solar que ya los científicos de la época sabían y habían comprobado que influía sobre el clima de la Tierra, lo que provocó serios efectos climáticos, generando grandes huracanes y tifones que arrasaron zonas completas de las costas en todos los continentes y la inversión de los polos que produjo grandes terremotos y maremotos que mataron a grandes cantidades de personas.

Así fue, que finalmente, el sol que nos daba vida, comenzó a darnos muerte y los seres humanos tuvieron que enterrarse y vivir a muchos metros bajo la superficie del planeta para poder sobrevivir.

Miles de millones de personas murieron rápidamente, fundamentalmente por la radiación solar, por los desastres naturales y por la falta de alimentos, ya que esa misma radiación mató también a todos los otros seres vivientes, incluida las plantas. La superficie del planeta se convirtió en un desierto, nada lograba sobrevivir en la tierra. Y si bien los mares no se secaron, la vida que había en ellos desapareció casi por completo. Sólo lograron sobrevivir las formas de vida que habitaban las grandes profundidades. Todo lo demás pereció.

Los seres humanos que lograron sobrevivir fueron tan sólo unos pocos en cada uno de los países que existían en esa época y, lo hicieron, utilizando viejos edificios subterráneos construidos para una eventual guerra nuclear y otros especialmente diseñados para resistir la catástrofe. Los que sobrevivieron, los habitaron por más de 400 años antes de poder volver a la superficie. Su vida fue muy dura, por la escasez de alimentos, de agua, de medicinas, de cosas básicas para la vida y también por las constantes luchas internas de poder que se daban en cada uno de estos grupos, producto de la escasez, el hacinamiento y la falta de esperanza en el futuro. Aunque muchos de los que se enterraron murieron, algunos lograron sobrevivir y crear una nueva sociedad, totalmente diferente a la anterior, basada en el principio de la conectividad universal.

– ¿Y qué es ese principio Zoltan? Preguntó Koken……

Destruyendo Ideas

¡Hola! ¿Cómo les ha ido esta semana? Espero que la suma haya sido tan positiva, como lo fue para mi.

Hoy escribiré acerca de una práctica que, por desgracia, es muy habitual en nosotros, me refiero a nuestra tremenda capacidad de destruir ideas.

En una reunión de trabajo que tuvimos durante la semana que pasó, uno de los ejecutivos asistentes hacía referencia a un programa de ideas que habían estado impulsando en su organización, el cual había tenido cierto éxito, pero que actualmente se encontraba medio detenido y que de algún modo, producto de esta reunión, se sintió motivado como para darle nuevos bríos a la iniciativa. Mientras volvía a mi oficina, me puse a reflexionar acerca de lo que le había pasado a este ejecutivo en relación con el programa de ideas; me refiero específicamente a su motivación para re-impulsarlo. ¿Qué le pasó, qué lo hizo motivarse, que lo energizó?

Analizando con más detalle la situación, me di cuenta, que más allá de escucharlo, lo cual siempre es reconfortante para quien está hablando porque implica que hay interés y respeto por lo que se está diciendo, y discutir acerca de un tema que a él particularmente le interesaba, fue la buena acogida y disposición que mi compañera y yo tuvimos con respecto a su relato. El se sintió escuchado, validado y recibió aportes de parte nuestra, traducidos en nuevas ideas, basadas en nuestra experiencia, que le permitieron mejorar, en términos conceptuales, su programa, visualizando un nuevo alcance, nuevas mejoras, etc. En definitiva, en vez de desanimarlo con frases como: “no pierdas tu tiempo, esos programas nunca resultan”, co-construimos con él, aportándole con experiencias e ideas de cómo robustecer su programa.

En mi artículo Visión Sistémica de la Creatividad, que se encuentra en este mismo Blog, hacía referencia a la importancia del “contexto creativo, el cual corresponde al medio ambiente en el que nos desenvolvemos y que influye poderosamente en nuestra creatividad, impactando a las personas, al proceso y al producto creativo”.

Pues bien, nosotros, al igual que el resto de las personas, vivimos y nos desenvolvemos diariamente en nuestros propios contextos creativos; me refiero principalmente a nuestros hogares, trabajos, lugares de estudio, en donde estamos permanentemente interactuando con otros, compartiendo ideas. El punto es que la mayor parte del tiempo en vez alentar a otros a desarrollar su creatividad, estamos la mayor parte de las veces obstaculizándola, usando frases descalificadoras, sarcásticas, irónicas, ofensivas, que rebajan a las personas. Pueden ser obvias o sutiles, pero cumplen su función destructiva cuando afectan la iniciativa y la confianza de las personas.

De acuerdo con un artículo escrito por Ricardo López Pérez, de quien ya les he comentado en varias oportunidades, titulado “Frases que Matan la Creatividad”, hacía mención a dos tipos de frases: “las frases asesinas” y “las frases suicidas”. Las primeras son aquellas que nosotros hacemos en relación con el aporte de ideas que otras personas nos hacen y, las segundas, son pensamientos o frases que nosotros mismos nos hacemos, anulándonos mediante la auto-descalificación y auto-desconfianza.

Típicos ejemplos de frases asesinas son: “si lo que propones fuera tan bueno como dices, nosotros ya lo habríamos hecho hace tiempo”, “eso definitivamente no funcionaría”, “eso tomaría mucho tiempo”, “siempre lo hemos hecho así”, “estás exagerando, ese no es el problema, concéntrate en lo que estamos haciendo”, “no se te ocurre nada mejor”, “jamás resultaría”, “no perdamos más tiempo”, “esa es una mala idea”, “siempre pensando en tonterías”, “eres un soñador, aterriza”, “en vez de pensar tanto, dedícate a trabajar” y muchas otras.

Típicos ejemplos de frases suicidas: “Yo no sirvo para esto”, “no puedo hacerlo o nunca podré hacerlo”, “no me han dado la oportunidad”, “ya se me pasó el momento”, “tengo mala suerte y no saco nada con esforzarme”, “no logré nada porque me perjudicaron”, “me muero de miedo” y muchas otras.

Si nosotros hacemos un análisis de nuestro comportamiento en el día a día, estoy seguro que nos daremos cuentan que muchas veces, consciente o inconscientemente, estamos pronunciando frases como las descritas, las cuales resultan muy destructivas. Nosotros siempre estamos pidiéndoles a los demás, sobre todo en el trabajo, que aporten con ideas, sin embargo, a la hora de recibirlas, los descalificamos con frases como éstas. Y lo peor de este comportamiento, es que matamos la creatividad de las personas porque cuando a alguien se le rechaza su aporte, éste se cierra, se desmotiva y seguro, que a partir de ese punto, será muy difícil que esté dispuesto a entregar su contribución creativa: “para qué, para qué exponerme si realmente no hay interés en mis aportes y me descalifican permanentemente”. (vea este video: https://www.youtube.com/watch?v=_UXM0Myvh1Q)

¿Y por qué somos tan descalificadores con los demás y con nosotros mismos? Bueno, desde mi punto de vista y en mi opinión, hay al menos 3 razones:

  1. Nuestro pensamiento crítico, convergente o vertical. Nosotros estamos la mayor parte del tiempo “habitando este espacio mental” o pensando de esta manera, es decir; estamos la mayor parte del tiempo analizando, evaluando y tomando decisiones con respecto a las cosas, haciéndolo además desde nuestras propias estructuras o patrones mentales.
  2. Nuestras estructuras o patrones mentales. Esto como ya les comenté en el artículo “Pensar fuera de la Caja” determinan nuestros comportamientos y hacen que cuando pensamos críticamente, analizando, evaluando y decidiendo, lo hacemos en base a estos patrones que no necesariamente son correctos o son parciales. Por ejemplo, muchos de nosotros tenemos instalado el patrón de que sólo existe una única respuesta correcta, una única solución a un problema, la que habitualmente es la nuestra y, la experiencia nos demuestra, una y otra vez que esto no es verdadero, pero toda la realidad la interpretamos desde nuestros propios patrones y esa es nuestra única verdad. Por tanto, cuando alguien nos propone algo que atenta contra estos patrones, nuestro pensamiento crítico que opera desde el neo-córtex, hace que lo rechacemos de inmediato y lo verbalizamos con frases como las expuestas. Pero existe otro factor, me refirió al cerebro reptiliano.
  3. Nuestro cerebro reptiliano o de cocodrilo. El cerebro reptiliano es uno de los tres cerebros con los cuales contamos los seres humanos (teoría desarrollada por el Dr. Paul Maclean en los años 50 – cerebro triuno:  reptiliano, límbico y neo-córtex). El cerebro reptiliano es el más antiguo, tiene del orden de 500 millones de años y controla la vida instintiva. Tiene 4 funciones básicas frente a un estímulo externo: arrancar frente a un peligro, luchar en caso de necesidad, ya sea por defensa o alimentación, apareamiento para perpetuar la especie y, en caso de no estar determinado de qué tipo de estímulo se trata, nos mantiene quietos “intentando ser invisibles” hasta que podamos interpretar de qué estímulo se trata, para actuar de acuerdo a las tres opciones antes mencionadas. Este cerebro ha sido y es muy valioso porque es el que nos ha permitido y permite sobrevivir todos los días. El problema es que este cerebro, hace que los seres humanos nos sintamos siempre amenazados por nuestro medio ambiente, lo cual nos mantiene en un estado de alerta permanente. Pues bien, aunque en la vida diaria, la mayoría de nosotros ya no está instintivamente alerta a que un león nos pueda comer, estamos alertas, nos guste o no a “las ideas de otras personas”. Así por ejemplo, una idea puede ser interpretada como amenaza cuando ésta afecta a una de nuestra estructuras mentales que nosotros consideramos esencial (principio, valor, hábito, creencia, etc.) y por tanto la rechazamos y nos resistimos a ella, o bien puede estar tan de acuerdo con nuestros patrones, que rápidamente la abrazamos y la hacemos nuestra – apareamiento.

Lo complejo de todo esto, es que la mayor parte de las veces no somos conscientes de esto y simplemente reaccionamos sin mediar un correcto razonamiento, porque cuando este impulso de “rechazo” o “apareamiento” llega a nuestro neo-córtex está teñido por el impulso instintivo del cerebro reptiliano y del cerebro emocional conocido como el cerebro límbico, el cual le pone el ingrediente de las emociones tales como: temor, miedo en caso de amenaza y, por otra parte, pasión, posesión en caso del apareamiento. Y qué quiero decir con que el neo-córtex está teñido por el impulso del reptiliano y del límbico, es que éste buscará toda la argumentación que tenga a su alcance para sustentar la reacción al estímulo que estamos teniendo, las que muchas veces se traducen en las frases asesinas o suicidas, según sea el caso.

¿Y cómo mejoramos y nos abrimos a las nuevas ideas? La respuesta es simple, pero hacerlo, no lo es porque requiere cambio, un cambio de actitud, y el cambio implica gasto de energía y nuestra biología tampoco nos ayuda a lograr esto porque siempre está intentando que hagamos el mejor uso de ella para sobrevivir y por tanto nos pone freno.

Pero si quieren intentarlo hagan lo siguiente:

  • Siempre que la idea de otro les moleste, deténganse y pregúntense por qué, que creencia, valor o principio de ustedes se está transgrediendo, cuál es la amenaza, en qué los afecta, por qué se activo su “cocodrilo”. Por otra parte, si rápidamente la acogieron, pregúntese por qué, y sigan el mismo razonamiento sugerido para la amenaza. Con este ejercicio se darán cuenta que gran parte de sus decisiones diarias no están determinadas por su razón a pesar de que están utilizando su pensamiento crítico, sino que son más bien decisiones emocionales justificadas por un proceso mental de pensamiento crítico efectuado en su neo-córtex. (nos pasa a todos)
  • Por otra parte, las ideas, en sus inicios, son como “embriones”, es decir; tienen muy poco desarrollo. En el caso de los humanos se requiere del orden de nueve meses para que un embrión se convierta en un ser humano, sin embargo a una idea nos cuesta darle espacio para que se desarrolle y logre ver la luz, y la matamos, literalmente la abortamos. Así que a partir de ahora, cuando les propongan una idea, en vez de asesinarla porque los amenaza, permitan que esta se desarrolle, ¿Cómo? haciéndole preguntas a quien la propone: Qué interesante su idea, ¿Que beneficio podría traer a nuestro negocio? ¿Por qué le parece una buena idea? ¿Por qué le surgió? ¿Qué problema resolvería o qué problema quiere usted resolver? ¿Estaría dispuesto a desarrollarla un poco más para ver si tiene posibilidades? ¿Por qué cree usted que podría funcionar ahora a pesar que alguna vez se intentó y no funcionó? ¿Qué cambió? O bien, apórtenle con ideas o puntos de vista que le permitan a la otra persona mejorar su idea, pero no la destruyan, no la asesinen, a pesar que a ustedes les pudiera parecer una mala idea.

Aprovecho de pasarles un dato. No existen las ideas “malas”. Las ideas sólo sirven o no a un propósito, a un objetivo. Si una idea no ayuda a conseguir ese propósito u objetivo, la descartamos, pero no la calificamos de mala, tal vez podría servirnos en el futuro bajo nuevas circunstancias. Se que muchos podrían no estar de acuerdo con esta afirmación, pero nuevamente, es porque este planteamiento seguro está atentando contra algún valor, principio o creencia que tenemos en relación a las ideas.

Así que, mis queridos amigos, mi llamado es a cambiar de actitud con respecto a las ideas, porque en un ambiente adecuado, en el cual se le da acogida a la creatividad, ésta se puede fomentar y desarrollar, mientras que en otro ambiente inadecuado, donde no es bienvenida, puede ser completamente anulada y, si algo se requiere con urgencia en nuestro país, es que las persona que aquí viven despierten todo su talento creativo para ser mejores personas y podamos tener un mejor país, más rico, más pleno, lleno de oportunidades para prosperar y crecer.

Controlemos al cocodrilo que llevamos dentro, pensemos más allá de nuestras estructuras o patrones mentales y salgamos de la caja, utilicemos correctamente nuestro pensamiento crítico y démosle espacio a las nuevas ideas permitiendo que éstas se desarrollen antes de descartarlas por que atentan contra alguna creencia, valor, hábito forma de comportamiento, sentimientos, principios, etc., etc, que tengamos. Recuerden que cada uno de nosotros interpreta el mundo desde sus propios patrones mentales y nadie tiene la verdad completa, sólo tenemos una mínima parte de esa verdad. La única manera de construir un mundo mejor es co-construyéndolo o co-creándolo con los demás porque de esa forma, todos somos parte. No es fácil, ya lo se, pero debemos hacernos conscientes y actuar en consecuencia.

Un abrazo para todos.

Esteban

P.D.: si te gustó comenta, pregunta. Estaré encantado de responderte.

Innovación al Servicio del Cambio Organizacional

¡Hola! Hoy voy a contarles la historia de Cacho Veloz Angulo. Un personaje que nació como resultado de mi creatividad y que posteriormente se convirtió en el ícono de una innovación empresarial con resultados inesperados.

Era el año 2007 y decidí tomar clases de improvisación teatral, como parte de los estudios que consideré necesarios realizar para mi desarrollo profesional en el ámbito de la creatividad. Estudié durante un año en “Los Plaimovil”, academia especializada en este tipo de género teatral. Aproximadamente a los 4 meses de estudio y práctica se nos pidió desarrollar 3 personajes, para que en algún momento nos decidiéramos por uno de ellos para que se convirtiera en el personaje con el cual haríamos las competencias de improvisación en el escenario, en sus diferentes modalidades (match, titanes del ring y otros)

Y fue así que le di existencia a 3 personajes muy diferentes entre sí. El primero fue un huaso de nombre Pedro Martínez, hombre del campo, alegre y vivaracho. El segundo fue Atilio González, más conocido por Atilito, un joven tímido, atormentado por haber sufrido maltrato infantil y ser violado por uno de sus tíos, casi sin instrucción formal, se ganaba la vida haciendo la limpieza en una fuente de soda de mala muerte y era un eterno enamorado de la Rosita, una de las dependientas del lugar. Y Finalmente nació Cacho Veloz Angulo, hombre de familia acomodada venida a menos por problemas económicos, un hippie pije, amante de las motos, en especial de su Harley Davidson, “La Cote”, simpático, entrador, piropero, pecho de palomo y con un gran interés por las mujeres a las que siempre está persiguiendo.

Caracterización inicial del personaje Cacho Veloz Angulo

Y fue finalmente con este personaje con el que me quedé, desarrollé y encarné en varias jornadas de improvisación en el teatro Cachafaz y en el de “Los Plaimovil”.

Caracterización final del personaje Cacho Veloz Angulo

Ese mismo año, en mi trabajo (empresa de informática, Quintec) me ofrecieron la gerencia Corporativa de Satisfacción de Clientes para todo el Holding de la época. Área y cargo nuevos en la empresa, el cual consistió en hacer todo lo necesario como organización, para tener satisfechos a los clientes brindándoles experiencias memorables de servicio.

Y así comencé, con la ayuda de una consultora externa a desarrollar todo un modelo de medición de nuestro servicios con los clientes, más el tipo de conductas que debían ser la forma en cómo debíamos interactuar con ellos. Y llegó el día en que encuestamos a todos nuestro clientes y obtuvimos por primera vez una medición de satisfacción de los distintos tipos de servicios TI que brindábamos. Los resultados fueron malos, obteniendo un 50% de satisfacción neta, valor que se obtiene de restar todas las malas evaluaciones de las buenas. A partir ahí, cambiar esa situación se convirtió en mi primera prioridad. Pero, ¿cómo puedes cambiar la mentalidad de toda una organización desde la gerencia hasta el último empleado, sin generar las típicas resistencias? Pues bien, en ese momento no tenía la menor idea de cómo hacerlo.

cacho1

A la semana de haber obtenido los resultados de la encuesta y de habérselos mostrado a los 40 Gerentes que conformábamos el holding, El gerente de Servicios Globales, me dice que hará una reunión con todo su equipo (unas 300 personas) y que le gustaría que presentara los resultados de la encuesta, a lo cual por supuesto dije que sí, ya que era mi primera oportunidad de estar frente a mucha gente responsable directa de los servicios, con quien interactuar y compartir los desafíos que se nos venían por delante.

cacho2

Mientras preparaba la presentación, me sentía incómodo porque tenía la sensación que, a pesar de ser técnicamente buena, no iba a tener el impacto de cambio que yo esperaba producir. Me encontraba en esta reflexión cuando…. de pronto ¡surge la idea Eureka! Una iluminación repentina que me decía: preséntate como Cacho Veloz, improvisa y háblales desde ahí. Así fue que reduje la presentación a unos pocas láminas con la información relevante de la encuesta, pero sin siquiera estar seguro de si presentaría algún número. Y llegó el día de la presentación. Me puse mi atuendo de Cacho Veloz y llegue galopando al escenario montado en un caballito de palo. En ese momento nadie se dio cuenta que se trataba del flamante Gerente Corporativo de Satisfacción de Clientes que le reportaba directamente el Presidente Ejecutivo del Holding. Pero ahí estaba yo totalmente expuesto a otros gerentes y a la gran mayoría de los empleados que otorgaban servicios a los clientes.

Pero acostumbrado ya a improvisar, la inspiración llegó y, mi participación en el evento, fue un éxito total. A los participantes les quedaron absolutamente claros nuestros problemas, los que fueron expuestos de una manera fluida y divertida, donde tuvimos la oportunidad de reconocer y reírnos de nuestro propios errores, aceptando la necesidad de hacer un cambio relevante de conducta necesario para ser los mejores del mercado. Y bueno, a partir de esa fecha Cacho Veloz se convirtió en el personaje del cambio, de la mejora del servicio y comenzó a presentarse en cada reunión masiva que se realizaba en la empresa. La gente, lo primero que hacía era preguntar si venía Cacho. El personal de Quintec se identificó con Cacho porque era capaz de decirles todo lo que hacían mal de una manera divertida, cariñosa y siempre mostrando el camino que se debía seguir para lograr el triunfo. Al año siguiente, los resultado de la encuesta pasaron de 50% a 76% de satisfacción neta, resultado que fue espectacular, mejorando sustantivamente los índices de recomendación.

cacho4

Cacho no sólo fue el ícono del cambio, sino que se convirtió en un cliente pepe grillo, que a veces era bueno, otras veces era un cacho, o un pesado arrogante y despectivo, que siempre estaba mostrándo la necesidad del cambio, de mejorar. Cacho movilizó y se convirtió además, en un capacitador. Vea este video:

https://youtu.be/kCPNCby9MV0

En tres años, Quintec, se convirtió en una empresa con orientación al cliente. Fue un trabajo duro, en el que todos participaron. Cacho no fue más que el personaje que encendió la mecha del cambio. Con el tiempo le fuimos quitando clientes a nuestro competidor más grande: SONDA, que finalmente termina comprándonos en 2010. Si bien Quintec, ya casi no existe, Cacho sigue vivo, siempre dispuesto a prestar sus servicios como agente de cambio.

Cacho en la ofic 1

¿Por qué les cuento esta historia? Porque es una historia donde la creatividad genera resultados originales y relevantes. Donde la innovación, de manera deliberada fue puesta al servicio del cambio y demuestra que la innovación no está circunscrita sólo a los aspectos tecnológicos, sino que su espectro es mucho más amplio y puede tener grandes alcances. Este proceso de innovación no requirió de grandes inversiones, requirió si; de audacia, valentía, esfuerzo y creatividad para poder materializar el cambio, cambio que cambió la cultura de una organización fuertemente orientada al resultado económico, por el de una cultura orientada al cliente, sin olvidar por supuesto que el resultado económico es importante, pero que éste siempre es una consecuencia de nuestro desempeño y no un objetivo en sí mismo.

Gracias Cacho por tu humor, por tu entusiasmo, por tu fuerza, tu perseverancia y tu guía.

Un Abrazo de Cacho Veloz Angulo y Esteban, deja tus comentarios

 

 

 

Pensar fuera de la Caja

¡Hola! Un placer estar nuevamente con ustedes. Para comenzar el tema de hoy, primero quiero que vean el video que les presento a continuación:

¿Y bien? ¿Que tal?  ¿Espectacular verdad?

La mala noticia para nosotros es que salir fuera de la caja no es fácil, ¿Por qué? porque existen algunas barreras biológicas que nos obstaculizan el despliegue o manifestación de nuestra capacidad creativa, de innovación y de cambio.

Me refiero específicamente a los patrones o estructuras mentales, a la ley del mínimo esfuerzo o concepto de “Satisficiente” y a nuestro cerebro reptiliano. Para el presente artículo sólo desarrollaré el tema de los patrones o estructuras mentales.

Y bien, veamos a que me refiero:

Nuestro cerebro es un órgano que pesa del orden 1,3 kilos, representa el 2% de nuestra masa corporal y se gasta el 20% de la energía que necesitamos para sobrevivir diariamente.

Por otra parte, la naturaleza funciona bajo el principio de la economía y sólo le interesa que Ud. viva la mayor cantidad de tiempo posible y perpetúe a su especie. Para hacer esto entonces, intenta reducir al mínimo el uso de la energía disponible con el objetivo de maximizar nuestro desempeño diario para lograr el objetivo de la vida.

Como esto está codificado en nuestro ADN, nuestra biología hace lo posible para estar de acuerdo con este mandato. Así el cerebro para minimizar el uso de la energía utiliza básicamente 2 estrategias.

Estrategia 1: creación de patrones o estructuras mentales, que también son patrones de pensamiento, sentimiento, comportamiento, los que una vez que se instalan nos hacen operar de manera inconsciente en prácticamente todas las cosas que hacemos durante el día. Por ejemplo un patrón típico es la forma en que nos lavamos los dientes. Todos los días lo hacemos de la misma manera y no nos damos cuenta. O la forma en que conducimos nuestro vehículo, o como reaccionamos frente a ciertos estímulos. Nuestros hábitos son otro claro ejemplo de estos patrones de comportamiento a los que me refiero. ¿Y por qué hace esto el cerebro? bueno simplemente porque una vez instalado el patrón, ya no hay necesidad de pensar. Lo hacemos en automático, porque pensar implica un gran gasto de energía, y cuando hablo de pensar me refiero a mantenerse concentrado en un idea, ya sea analizándola, evaluándola o viendo todas sus posibilidades y no al divagar que es la actividad mental en la que estamos la mayor parte del tiempo.

Estrategia 2: divagar, esta es otra estrategia que utiliza el cerebro para disminuir el uso de la energía en la actividad mental. En general, los seres humanos no pueden estar concentrados más de 3 minutos en algo, me refiero poniendo atención a alguien que está hablando o que está intentando enseñarnos algo. Rápidamente nos evadimos y pensamos en otra cosa y vamos saltando de idea en idea sin concentrarnos en ninguna particularmente, de ahí que a la mente muchas veces se diga de ella que es “la loca de la casa”

El problema que tiene la creación de estos patrones (que además tienen asociada una red neuronal explícita para su operación), es que actúan como filtros que nos impiden ver todas las posibilidades de una idea, propuesta o solución frente a una situación, problema, desafío u oportunidad. Por eso que cada uno vive su propia realidad que está determinada por sus patrones mentales impidiéndonos pensar fuera de la caja. Volvamos al video que vieron al principio de este artículo; cuando se nos coloca el dilema moral de qué elegir: si la mujer de nuestros sueños, a nuestro mejor amigo o ayudar a la anciana enferma, en muchos de nosotros se activa el patrón de ayudar al necesitado y decidimos ayudar a la anciana, a costa de sacrificar las otras dos opciones. Y lo que es peor, ni siquiera vemos o buscamos una solución alternativa. Y eso no es una decisión consciente realmente, nos parece que sí, pero no lo es. En realidad es el patrón de comportamiento haciéndose manifiesto.

El punto es que siempre existen muchas soluciones a una misma situación o problema, pero nuestros patrones o estructuras mentales, sólo nos hacen ver la “única opción correcta”. Nuestro patrones nos impiden buscar más opciones cuando las necesitamos. Y esto ocurre la mayor parte del tiempo.

Por eso que cuando hacemos trabajo creativo, es decir; cuando estamos buscando nuevas ideas para darle solución a un problema, algunas de sus reglas son: generar una gran cantidad de opciones y evitar el juicio a las ideas, de tal manera de obtener una lista amplia de posibles opciones evitando el filtro propio que cada persona tiene y que está dado por sus propios patrones mentales.

Si te gustó, comenta por favor.

Un Abrazo, Esteban

Innovación v/s Creatividad

¡Hola! Hoy trataré el tema de la innovación versus la creatividad. Vamos allá….

En el último tiempo, por cuestiones de trabajo profesional, me ha tocado interactuar con varias personas que hablan indistintamente de creatividad y de innovación como si ambas fueran una misma cosa y, si bien se parecen, no son lo mismo. Se trata de conceptos diferentes sobre los cuales espero arrojar un poco más de luz.

La creatividad, como ya he dicho en varias oportunidades tiene variadas definiciones, pero hay acuerdo entre los distintos investigadores de que es la capacidad humana de producir resultados originales y relevantes.

La innovación en cambio, a la que también se la ha definido de muchas maneras, es, en términos simples; la introducción de algo nuevo en un sistema que ya existe y lo mejora.

“Según una propuesta nacida hace unas décadas en la Creative Education Fundation, la creatividad es tener una idea nueva y útil, mientras que la innovación es la implementación concreta de esa idea nueva y útil. Esta distinción llevó, más adelante, a decir que la innovación es creatividad aplicada”. (Ricardo López Pérez – El Manifiesto del Dragón 2006)

Lo cierto es que ambos conceptos se han usado indistintamente en el tiempo y claramente algunos, como los profesores y psicólogos prefieren hablar de creatividad y los empresarios e ingenieros prefieren utilizar el término de innovación. ¿Por qué ha ocurrido esto?, según mi teoría, es que para los ingenieros y empresarios, el término creatividad resulta poco concreto, muy asociado a esteriotipos de personas que se visten de forma diferente, que son desordenadas, fuman marihuana y en general son poco serias. La innovación en cambio resulta ser mucho más concreta, se trata de materializar ideas que generan un valor concreto a la sociedad, traducible claramente en un valor económico o estratégico. En cambio a la creatividad se le ha tendido a asociar con las artes (música, pintura, escultura, etc.) cuyo valor no resulta tan claramente atribuible a lo económico sino más bien a la “retribución del alma” cosa que para los empresarios e ingenieros se les hace más difícil de digerir por una cuestión de visión e interpretación del mundo.

Como sea y más allá de mi teoría, buena o mala, la innovación no es posible si no tiene la materia prima que le otorga la creatividad con ideas lo suficientemente provocativas. De hecho, la innovación tiene más bien que ver con el proceso de cómo darle materialidad a una idea que genera valor que producir la idea propiamente tal. Para innovar es necesario seguir un proceso para buscar oportunidades acerca de dónde innovar, generar ideas para resolver un problema, una necesidad, explorar o investigar esas ideas para validarlas, buscar los apoyos y recursos necesarios para poder materializar esas ideas y finalmente darle existencia, ya sea como producto o servicio, como un nuevo proceso, o una nueva forma de relacionarnos con los clientes, etc. Y la creatividad como tal, es requerida durante el desarrollo de todas las etapas mencionadas anteriormente. Necesitamos de la creatividad para buscar oportunidades, para generar ideas de solución, la necesitamos para diseñar los experimentos o los testeos que nos permitan validar las ideas, también es necesaria para formular un modelo de negocio, para comunicarlo correctamente y conseguir recursos y, sin duda, para resolver todos los problemas que puedan surgir producto de su proceso de implementación o materialización.

La innovación además, para poder llevarla a cabo con éxito, requiere para cada una de sus etapas, de habilidades y actitudes específicas, que no forman parte de todos los recursos que podría tener una sola persona. Por eso el trabajo colaborativo y de equipo es crucial para poder innovar. Hay personas muy creativas pero con pocas habilidades para comunicar o para implementar. sin embargo, hay otros que si las tienen y son deficitarios en su habilidad o capacidad para generar ideas. Lo mismo pasa con las actitudes. Algunos tienen las actitudes propias de un buscador de oportunidades como la pasión, la curiosidad, pero no tienen la actitud del escepticismo propia de una persona que debe validar una idea, otros son prudentes a la hora de tomar decisiones, pero no son disciplinados a la hora de implementar una idea. Y así vemos que el proceso de innovar es complejo, es complejo porque requiere de muchas habilidades que no son posesión de una sola persona, sino de varias, cuyo trabajo conjunto es la que nos podría conducir al éxito en este ámbito. Además, la innovación tiene implícita mucha incertidumbre, porque no sabemos con exactitud a donde nos llevará, si tendrá éxito o no, tiene mucho riesgo de fracaso. De hecho más del 70% de los proyectos de innovación fracasa.

Por otra parte, así como la creatividad requiere de estrategias para producir ideas, la innovación también requiere de metodologías y herramientas que le permitan llevarla adelante y además se debe tener claro que no se trata de un proceso lineal, que va desde la generación de una idea hasta su implementación, sino que puede saltarse etapas o devolverse de una etapa a otra, a veces comienza por la etapa de implementación, dada por un producto que no funciono, como el caso del Post-it de 3M. Tampoco tiene un tiempo definido, el cual dependerá de la complejidad del problema que queramos resolver, en fin, innovar no es fácil y no es lo mismo que la creatividad que genera ideas para producir resultados originales y relevantes, Innovar es producir o introducir un cambio positivo (generación de valor) que es ejecutado de forma efectiva y deliberada.

¡Si logré iluminarte o inspirarte o si quedaste lleno de preguntas, me alegro mucho!  ¡adelante! Deja tus comentarios.

Un Abrazo